Se supone que quienes se dedican a cuidar y educar a los niños son personas comprometidas con su bienestar físico y emocional, capaces de velar porque los pequeños se sientan respetados y seguros mientras aprenden en un ambiente apropiado para su edad.

Hay muchos profesionales de la educación que se dedican en cuerpo y alma a formar a los niños con el amor y respeto que merecen, pero lamentablemente otros hacen esa labor sin ética ni vocación de servicio.

En algunos casos los niños son víctimas de agresiones por parte de sus cuidadores quienes solo les propinan violencia. Esta noticia nos demuestra la importancia de tener cámaras de seguridad en el lugar donde nuestros niños están siendo atendidos para poder garantizar que todo esté bien.

En un centro de educación infantil en China llamado Duo Lai Mi, dos maestras fueron arrestadas tras atar a sus alumnos con cinta adhesiva.
Las cámaras de seguridad comprobaron la violencia con la que trataban a los pequeños que asistían al jardín infantil, que por cierto, estaba trabajando sin tener las licencias exigidas por la legislación del estado.

Las autoridades policiales, tras conocer el hecho, detuvieron a los agresores y clausuraron el jardín infantil.

Las dos maestras trabajaban en el centro de cuidado infantil ubicado en Dezhou, en Shandong, China, hasta el pasado 23 de septiembre que por orden de las autoridades la guardería fue cerrada y ellas fueron arrestadas.

La investigación policial comenzó cuando los padres denunciaron que sus hijos estaban siendo víctimas de castigos físicos. Song y Dong eran las encargadas de cuidar a los alumnos de 2do nivel que tienen entre tres y cuatro años de edad.

El video se volvió viral en las redes sociales, Song y Dong son los nombres de las maestras autoras de la agresión de la que miles de personas alrededor del mundo han sido testigos.

Algunos representantes asistieron al colegio para manifestar su rechazo ante lo ocurrido, llevaron pancartas que decían que sus hijos eran golpeados, insultados y amenazados.

El pasado 24 de septiembre, el local fue cerrado, porque la escuela infantil nunca solicitó las licencias necesarias para su apertura y funcionamiento.

Daily Mail

Afortunadamente el centro fue cerrado y las agresoras están detenidas, sin la denuncia de los padres no se habría hecho justicia. Es muy importante ante cualquier sospecha denunciar el maltrato para prevenir consecuencias mayores y mantener a salvo a los niños de personas despiadadas que no saben el respeto que merecen.

No te vayas si compartir esta estremecedora noticia con tus amigos, y los que son padres, que siempre permanezcan alertas.