Tener creencias religiosas nunca ha sido considerado como algo negativo, lo negativo se empieza a generar cuando en nombre de la religión las personas cometen actos horribles alegando que los no creyentes deben sufrir.

Un ejemplo perfecto de esto es el caso ocurrido en Thakurbari, Bangladesh, donde una turba de alrededor de 20.000 musulmanes arremetieron y quemaron la población entera después de escuchar un rumor que aseguraba que un residente del lugar había insultado al profeta Mahoma.

Una persona murió a causa del terrible incendio mientras que alrededor de cinco personas resultaron heridas en enfrentamiento con la policía, quienes estaban utilizando balas de goma y gas lacrimógeno.

La razón de la aniquilación total del pueblo fue que, aparentemente, el grupo de musulmanes escuchó rumores de que un residente de la localidad había publicado un estado en Facebook difamando al profeta, cosa que causó la ira de los musulmanes, para quienes la mejor salida fue castigar a todo el poblado haciéndolo arder.

Cuando la policía fue capaz de llegar al sitio, más de 30 casas habían sido totalmente consumidas por el fuego, mientras que otras estaban siendo saqueadas y sufriendo graves casos de vandalismo.

Aparentemente, la turba estaba formada por residentes de alrededor de 6 aldeas vecinas, incluyendo Paglapeer, Mominpur y Horialkuthi; los molestos musulmanes tuvieron un enfrentamiento con las fuerzas de la ley, lo que dejó un total de 6 personas heridas durante toda la conmoción.

Los heridos fueron llevados al hospital universitario Rangpur para tratar las lesiones que sufrieron al recibir impactos de bala; de los cuales, un joven llamado Hamidul Islam murió poco después de llegar al hospital.

Después de verse acorralados por la policía, los musulmanes cambiaron su estrategia y decidieron bloquear la vía Rangpur-Dinajpur de la zona. Pero eso no evitó que un aproximado de más de 50 personas fueran arrestadas durante el altercado.

Jagadish Roy, un líder local de la comunidad Daile indicó que la persona acusada de hacer la publicación en Facebook era un hombre llamado Titu Roy; sin embargo, también explica que dentro de la población él es un hombre tranquilo que no haría tal difamación.

Por el contrario, dice que tenía algunos problemas con sus tierras y que posiblemente ese sea el verdadero motivo de toda la situación.

Magistrados locales se encuentran investigando más a fondo el evento y se espera que pronto sean capaces de llevar justicia a las familias que han sido afectadas por este terrible motín.

Daily Mail / Independent

Es increíble que todo el daño generado a estas personas fuera causado por nada más que el fanatismo religioso y la necesidad de un enorme grupo de personas de castigar a una población entera por lo que ellos consideran que es un pecado cometido, no solo en contra del profeta Mahoma, sino también de ellos mismos como sus creyentes.

Resulta incluso ridículo y un insulto para todas aquellas personas decentes que, si bien practican la religión musulmana, no toman parte en ataques terroristas ni del fanatismo extremo.

Necesitamos un mundo más tolerante y justo, comparte esta noticia.