Aunque ya son muchos los ciudadanos que valoran y respetan la vida animal, y son numerosas las organizaciones de rescate animal y activistas que luchan fervientemente por sus derechos, tristemente todavía abundan los casos de maltrato, que cada vez adquieren proporciones muy lamentables.

Recientemente, la Guardia Civil en Murcia tuvo que atender a un llamado después de que pusieran una denuncia de un terrible y doloroso hecho de crueldad animal.

Los hechos tuvieron lugar en una casa de campo en el municipio murciano de Mula, en España.

Se trataba de nueve cachorros recién nacidos, que al parecer fueron enterrados vivos y los culpables de esta atrocidad eran varios sujetos. Situación que terminó con la cruel muerte de siete de ellos.

A partir de la mencionada denuncia se inició una profunda investigación a cargo del personal del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), a fin de verificar el delito de crueldad animal y tratar de recabar todos los indicios que permitieran dar con los desalmados autores del brutal hecho.

Lo que se pudo averiguar fue que en la finca donde tuvieron lugar los hechos, una perrita de raza labrador había tenido una camada de nueve cachorros, había excavado un agujero en la tierra y ahí los depositó; desde allí los vigilaba y protegía.

Unas personas que cuidaban el lugar vigilaban a la nueva madre. Pero de repente cuando regresaron a ver el agujero donde yacían los cachorros, encontraron que estaba vacío. A un lado, la perrita sola y muy angustiada y nerviosa.

El agujero que había servido de guarida para los pequeños misteriosamente se encontraba sellado con tierra, barro y piedras. Por lo que decidieron ver de qué se trataba y se encontraron con el desolador panorama: los nueve cachorros llenos de barro, habían sido enterrados vivos.

Enseguida procedieron a desenterrarlos, pero en su desesperado intento, solo lograron poner a salvo a dos de ellos, los demás murieron de hipotermia. ¡Es desgarrador!

Inmediatamente llevaron a la perrita y a todos los cachorros a una clínica veterinaria de urgencias en Murcia, donde recibieron atención. En el lugar certificaron la muerte de los siete cachorros sin posibilidad de reanimación, los mismos que presentaban golpes y heridas y tenían sus fosas nasales y su boca repletas de barro.

Por su parte, los dos cachorros vivos presentaban aún una grave hipotermia e igualmente tenían todo su cuerpo, incluidas las fosas nasales y la cavidad bucal llena de barro.

Los nueve cachorros habían sido enterrados vivos y estaban llenos de barro y con hipotermia

Después de recibir los primeros auxilios, la perrita y sus dos cachorros sobrevivientes fueron trasladados a una casa de acogida, que se hizo responsable de ellos.

A partir de los hechos constatados, los guardias civiles del SEPRONA siguieron con las investigaciones y los efectivos de la Guardia Civil de Murcia desarrollaron la operación “Puppies”, una investigación específica enfocada a esclarecer los hechos relacionados con el cruel maltrato de los cachorros en la finca de Mula.

Finalmente, como resultado de la investigación exhaustiva lograron identificar a tres presuntos culpables pertenecientes a una misma familia, a los que se les ha acusado de un delito en contra de la protección de animales domésticos por enterrar vivos a los nueve cachorros de una camada. Además de causar la muerte de siete de ellos, así como causar heridas y lesiones graves a los otros dos cachorros.

Las acusaciones delictivas fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Mula.

Los delitos relacionados con el maltrato animal se encuentran recogidos en el Código Penal, que incluye el hecho de maltratar injustificadamente a los animales, causándoles lesiones que perjudiquen su salud u ocasionen su muerte. Y son castigados con penas de tres a dieciocho meses de prisión e inhabilitación especial de uno a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales o tenencia de los mismos.

Guardia Civil / SEPRONA

Nos alegramos que en esta ocasión la colaboración de los oficiales y de los testigos hayan sido piezas claves para poder dar con los delincuentes. Merecen que caiga sobre ellos todo el peso de la ley.

Comparte esta noticia y manifestemos nuestra indignación frente a estos graves abusos en contra de los animales. ¡Denunciar estos atropellos es ya un gran avance!