Lamentablemente las malas noticias impregnan nuestra vida y las informaciones e historias que llegan desde todos los puntos del planeta son, generalmente, negativas. A pesar de que hay algunas que nos hacen recuperar la fe en la humanidad.

Aunque, a veces, hay noticias malas que terminan bien y nos dan algo de esperanza. Y lo que sucedió en Filipinas con un recién nacido puede estar en esta categoría.

A punto de morir sofocado dentro de una bolsa de plástico, un bebé fue rescatado y salvó su vida, gracias a que un grupo de amigos pasó por el lugar donde había sido abandonado y escuchó sus llantos.

El bebé estaba dentro de una bolsa

Un video muestra el increíble momento en que los jóvenes encuentran al bebé y lo rescatan. El pequeño estaba dentro de un sidecar de motocicleta tirado.

Los jóvenes regresaban de una fiesta de cumpleaños cuando escucharon un bebé llorar. Era la 1 de la madrugada del lunes en la ciudad de Caloocan y caminaban por una zona oscura. No era un lugar para que un bebé estuviera.

El pequeño estaba dentro del sidecar, dentro de una bolsa y aún cubierto en sangre.

Los médicos dijeron que el niño, que todavía tenía el cordón umbilical, se había estado sofocando dentro de sidecar y hubiera muerto en poco tiempo si no lo encontraban.

Los jóvenes no podían creer lo que veían.

La ambulancia llegó al lugar y llevaron urgente al niño al hospital, donde vieron que tenía la “cabeza llena de pelo ligeramente rojo” pero que estaba en buen estado de salud.

Carina Serafica, la trabajadora social que tomó el caso, contó que el bebé tenía apenas algunas horas de nacido y que no había estado mucho tiempo en ese lugar y que parecía no haberse contagiado ninguna infección mientras estuvo tirado entre la basura.

“Parece que el bebé hubiera salido recién del vientre por la sangre que presentaba. Normalmente, la basura y los gérmenes son muy tóxicos para un bebé, especialmente cuando es un recién nacido”. Pero por suerte no fue el caso de este pequeño.

Sean Casiman tiene 21 años y fue quien encontró al bebé “¡Quien haya dejado el bebé así no tiene corazón!”.

Escucharon los llantos del bebé y lo encontraron dentro de la bolsa, a punto de sofocarse.

“No me voy a olvidar nunca de esta noche, es la primera vez que me encuentro algo así. Si llego a encontrarme a la persona que hizo esto, también la voy a poner en una bolsa de plástico para que pueda morir” aseguró.

“Rezo porque el bebé salga del hospital y sobreviva y crezca para poder cumplir todos sus sueños”.

El bebé estará en observación y recuperándose en el Centro Médico de la Ciudad de Caloocan y será enviado al orfanato local para poder comenzar con los trámites de su adopción.

Además el Gobierno trabajará junto a la Policía para encontrar a los padres del bebé.

De un comienzo duro, a un futuro posible.

Daily Mail

Quizás la historia de este pequeño bebé comenzó mal, pero salvó su vida y es posible que, a partir de ahora todo sea para mejor.

¿Qué piensas de la historia? ¡Opina y comparte!