Sharik Tovar, es una adolescente de 15 años que vive en Acacias, Colombia, y padece un extraño síndrome que la hace dormir por períodos muy prolongados.

La conocen como “La Bella Durmiente” y recientemente despertó de un sueño de 48 días, durante más de un mes estuvo completamente dormida bajo el cuidado de su madre Marlén Tovar, quien debió dejar su trabajo para poder cuidar a su hija.

La joven padece Síndrome de Kleine-Levin, una condición muy extraña que se caracteriza por provocarle un sueño profundo que puede durar varios días.

A quienes padecen esta enfermedad casi nada puede despertarlos después de que se quedan dormidos, y ante la incertidumbre de saber cuándo abrirán de nuevo los ojos, sus familiares tienen buscar la forma de alimentarlos e hidratarlos.

El Síndrome de Kleine-Levin es una afección neurológica se caracteriza por episodios donde el paciente tiene somnolencia excesiva y sus períodos de sueño duran como mínimo 18 horas diarias.

En algunos casos, también se manifiesta con sobrealimentación compulsiva, conducta sexual desinhibida, deterioro de las enfermedades mentales, agresividad o delirios.

Después de las crisis, el paciente vuelve a la normalidad y no recuerda lo ocurrido, puede pasar años sin manifestar síntomas. Generalmente se presenta en jóvenes de sexo femenino.

Mientras Sharik duerme su madre la alimenta con líquidos cada dos horas.
“Todavía no la he sometido a sondas ni nada de eso porque me siento capaz de alimentarla”, comentó Marlen.

Después que Sharik despertó del largo sueño de 48 días hizo sus deberes escolares, manifestó que: “Al despertar, lo primero que hago es coger el teléfono móvil de mi mamá y directamente voy al Facebook”.

Aseguró que sueña con estudiar medicina, que se quiere especializar en pediatría porque le gustan mucho los niños.

Es aficionada al fútbol y sus compañeros de clase comentaron que es muy buena jugadora, en una entrevista a un medio de comunicación local, Nazly Bautista, una de sus compañeras, dijo que cuando Sharik falta al colegio la echan de menos porque es muy simpática y solidaria.

La madre de la joven, debe permanecer alerta para vigilar a su hija, y no recibe ingresos suficientes para mantenerse y pagar el alquiler de la vivienda donde residen.
Recientemente, el alcalde del municipio donde viven, se comprometió a entregarles a la joven y su madre una vivienda propia en menos de un año.

Esperamos que reciban la ayuda que necesitan, hasta ahora el síndrome no tiene cura, solo existen tratamientos para mejorar la calidad de vida de quien lo padece.
Sharik cuenta con el amor y el apoyo de su familia, quienes celebraron su vida con una pequeña fiesta cuando cumplió 15 años, tal como ella lo soñaba y según sus tradiciones. Ese día ella se sintió como una verdadera princesa.

Noticias Caracol /MTKM

Comparte la historia de esta joven, es importante crear consciencia sobre esta extraña enfermedad.