Formalizar una relación es normalmente una decisión de dos, es un compromiso de amor y alianza para una nueva vida donde el interés principal es alcanzar la felicidad.

Sin embargo, existen circunstancias muy especiales en las cuales es muy válida la intervención de amigos y familiares, particularmente cuando se trata de cumplir el sueño de un hijo que lucha con por vencer una terrible enfermedad como el cáncer.

También es muy cierto que existen relaciones arregladas sin considerar el deseo de una de las partes, pero no es el caso de esta historia.

Abby, una princesa y guerrera de 4 años que padecía leucemia le reveló a su madre que había conocido al hombre de su vida y con el cual quería casarse.

Esta confesión levantó a su madre del lecho de su hija para buscar la manera de hacer realidad el sueño de su pequeña y dibujar en su rostro la mejor de las sonrisas.

La condición de Abby era muy delicada, su pronóstico no era alentador a pesar de todo el esfuerzo que ella hacía para demostrarle a su madre que vencería a esa terrible enfermedad.

Matt Hickling es un enfermero de 30 años que estaba a cargo de los cuidados que requería Abby para mantenerse con vida.

Este enfermero no dudó un instante en hacer todo lo posible para que su tierna paciente mantuviera la esperanza y alegría durante su permanencia en el hospital.

Matt no solo se convirtió en el héroe de Abby, sino en su sueño de amor. Cada vez que entraba en la habitación lograba que ella recargara las energías y recuperara su espléndida sonrisa.

Uno de esos difíciles días, la madre de Abby recibió una noticia sobre el pronóstico de su hija que la dejó destrozada y desconsolada junto a la cama de la habitación de hospital. La pequeña intentó aliviar su dolor diciéndole que estaba muy feliz.

Su madre sorprendida la miró y le preguntó si tenía algún motivo especial que quisiera compartir y fue cuando Abby le dijo que había conocido al hombre de su vida.

He conocido al hombre de mi vida y quiero casarme con él. Matt es la persona con la que quiero casarme”.

Sin dudar, esta madre entendió que era lo que tenía que hacer para cumplir el deseo de su hija.

Ella fue a buscar inmediatamente a Matt para hablar con él y explicarle lo que había sucedido y preguntarle si quería hacer realidad el sueño de su hija.

Matt estuvo totalmente de acuerdo y empezaron los preparativos de la “gran boda” de Abby con el hombre de su vida.

Todo el personal del hospital se sintió profundamente conmovido y comprometido en planear y hacer realidad este gran sueño.

Alguien abrió la puerta de la habitación de Abby mientras ella estaba sola y empezó a caer una lluvia de pétalos de rosas. Fue la antesala de su preparación sorpresa para ser la feliz novia en pocos instantes.

Después, Matt apareció vestido con un traje que emulaba al de un novio y con una célebre pose hincó su rodilla y le pidió matrimonio a la niña, quien no dudó ni un sólo instante en dar el sí.

Con un claro y corto “sí, quiero”, se inició la celebración en la habitación donde se encontraba el médico de Abby con un traje de cura para dar un toque oficial a la ceremonia. Un anillo de caramelo ratificó la unión de esta hermosa pareja.

Ambos posaron alegres en la especial celebración. Las hermosas fotografías inmortalizaron el mágico momento que colmó de felicidad a esta pequeña que no dejaba de luchar.

Finalmente, todos los asistentes disfrutaron de una tarta nupcial para dar paso a la joven novia y que pudiera subir a un coche que le habían regalado para la ocasión y donde se podía leer “Recién Casados”.

Después de que Abby terminó su tratamiento, ella pudo bailar con Matt por primera vez en una fiesta “nupcial” organizada para recaudar fondos para apoyar a los niños que sufren esta terrible enfermedad.

Su madre se mostró profundamente agradecida con todas y cada una de las personas que la ayudaron en este duro y empinado camino.

Facebook

Matt publicó en su red social las fotografías del evento en honor a la especial paciente que conquistó su corazón.

Matt expresó que Abby siempre será la guerrera más valiente que jamás haya conocido. Comparte esta conmovedora historia de amor verdadero.