Durante más de 20 años un hombre violó a su hija y la convirtió en su esclava sexual, según se pudo conocer ahora, cuando un tribunal está a punto de condenar a este terrible abusador sexual oriundo de Santiago del Estero, Argentina.

Un tribunal juzgará a Domingo Bulacio, de 56 años, alias “Bernacho”, quien hace 22 años, comenzó a violar a su hija adolescente de 15, y la embarazó 8 veces.

Abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante agravado por el vínculo son los cargos que enfrenta este hombre por pedido de la fiscalía, a cargo de Marcelo Sgoifo.

La mujer vivía en una casa muy precaria de la ciudad junto a sus 8 hijos.

Según la investigación, “Bernacho” 22 años atrás expulsó de la casa a su mujer, que se fue con 3 de sus hijos, a excepción de una hija de 15 años, llamada Antonia.

Por más de dos décadas, su padre la violó y convirtió en madre 7 veces, sin que nadie de la familia denunciara esta situación, hasta que el relato de uno de los niños de la casa desnudó la terrible historia que se vivía en la precaria casa de una villa de Santiago del Estero.

Así detuvieron a Domingo Bulacio, el abusador.

Antonia Bulacio fue violada repetidamente por su padre durante más de dos décadas, hasta que en diciembre del 2015 uno de sus hijos contó ingenuamente lo que hacía su abuelo con su mamá.

“Mi madre se fue con mis hermanos. Me abandonó y dijo que me las arregle. Ahí nomás, mi papi me dijo vas a ser mi mujer” contó Antonia luego ante las autoridades.

Los niños y la joven vivían en una casa y nadie preguntó por qué no salía ni tenía amigos. Tampoco nadie preguntó quién era el padre de los niños que tenía. La joven, mientras tanto, era esclava de su padre, no iba a la escuela y debía atender la casa.

Ahora los análisis de ADN confirmaron la paternidad de los nietos e hijos de este hombre que violó a su hija impunemente durante años, además de maltratarla y amenazarla de muerte.

El hombre está detenido y enfrentará ahora el juicio.

Dos décadas después, los delitos salieron a la luz luego de que la víctima llevara a uno de sus hijos menores a un centro asistencial de Termas de Río Hondo porque estaba enfermo. En ese momento, cuando los médicos le preguntaron quién era el padre del menor, ella reveló toda la verdad.

El abusador escapó al saber de la denuncia, pero fue capturado 45 días después de intensa búsqueda, al ser sorprendido en la casa de unos familiares en la localidad de Loreto, donde estaba escondido.

La familia nunca denunció los abusos de Domingo, a pesar de que sabían todo lo que sucedía en la casa.

Tras la detención, los exámenes de ADN confirmaron que el hombre es el padre de los menores, por lo que desde entonces se encuentra detenido en la cárcel de varones de Santiago del Estero, esperando su condena.

Antonia ahora deberá recibir asistencia para comenzar una nueva vida.

Nuevo Diario Santiago del Estero

Mientras tanto, seis de los ocho niños nacidos producto de los abusos se encuentran en el Hogar Escuela Eva Perón de la misma ciudad, lugar al que fue trasladada también Antonia, ya que la mujer vive con miedo, pues sus hermanos están en contra de ella por haber denunciado a su padre.

Una terrible historia que no terminará después del juicio, ya que Antonia necesitará mucha ayuda para poder enfrentar el mundo sola.

Comparte su estremecedora historia, con el apoyo y fortaleza necesaria, finalmente Antonia podrá salir adelante.