Un reciente video en el que se pondría en evidencia un supuesto maltrato infantil por parte de una abuela procedente de Memphis, Tenneseee, en Estados Unidos, ha causado conmoción.

Leimome Cheeks, una abuela de 62 años, ha sido sorprendida trasladando a sus nietos en transportines para perros en el maletero del auto, después de que un ciudadano preocupado grabara el momento en que los niños fueron obligados a viajar de ese modo.

El video muestra el momento en que los pequeños finalmente fueron liberados por la mujer de la parte trasera del automóvil.

Después de que el video se diera a conocer públicamente, la mujer ha sido detenida por haber encerrado a sus nietos y ha sido acusada de dos cargos por poner en peligro a los pequeños.

Los niños, de siete y ocho años, fueron interrogados por la policía tras el arresto de su abuela y declararon a los agentes que su abuela los había encerrado ahí alegando que no había espacio en el vehículo.

Además, se dio a conocer que a pesar de que la temperatura exterior superaba los 30° C, en el interior del vehículo no tenían aire acondicionado, y viajaron con las ventanas del auto cerradas, por lo que el calor era insoportable, según aseguraron los pequeños.

Este es el momento inquietante en que el testigo descubrió a la abuela liberando a sus dos nietos del maletero del auto

Los vecinos de la señora, por su parte, se mostraron sorprendidos al conocer el incidente, ya que la mujer es conocida como “una buena dama”, y no se la imaginan cometiendo ese tipo de abusos.

Sin embargo, se han levantado investigaciones sobre el caso, hasta esclarecer si es que definitivamente se trata de un delito de abuso infantil.

En una parte del video se pudo ver a uno de los niños caminar después de ser liberado del transportín.

Daily Mail

Diversas reacciones se han suscitado en torno al inquietante video, y aunque no haya sido un abuso premeditado, muchos han asegurado que sí se trata de un grave caso de negligencia. Otros han manifestado que les parece inaudito que una mujer adulta no se hubiera detenido a pensar las condiciones indignantes y peligrosas a las que sometió a sus propios nietos.

Es necesario difundir este tipo de incidentes, casos así no pueden volver a suceder. Comparte esta noticia en tus redes.