Una dolorosa tragedia han tenido que vivir los moradores de una comunidad al norte de Nueva Delhi, en la India, después de que este lunes un autobús escolar se saliera del camino en la montaña y cayera por un profundo desfiladero en las faldas del Himalaya.

Como resultado del terrible accidente, 4 adultos y 23 menores murieron, incluyendo pequeños de 4 años, según declararon los medios locales.

El funcionario local Sandeep Kumar, dijo además que 10 niños fueron hospitalizados.

Según los informes policiales, el conductor del autobús iba a exceso de velocidad cuando se dirigía en el camino de regreso, llevando a los menores a sus casas. En un momento, perdió el control justo al filo del desfiladero provocando la inminente caída del transporte escolar 60 metros hasta terminar en el río.

Los adultos fallecidos corresponden al conductor, dos maestros y otra mujer, dijeron las autoridades. Se presume que la mayoría de los menores que viajaban en el autobús eran alumnos de primaria.

El accidente tuvo lugar en el valle Kangra, a unos 500 kilómetros al norte de Nueva Delhi.

La búsqueda de los sobrevivientes concluyó el lunes en la noche.

Los cadáveres de los fallecidos fueron cubiertos con sábanas en la morgue de Nurpur para dar lugar a la identificación de los mismos.

Los cuerpos de los 23 niños en edad escolar se guardan en un depósito de cadáveres en un hospital público de Nurpur

Se trata de un accidente, que lamentablemente es pan de cada día en la India, donde los caminos carecen de barreras de contención, abundan los despeñaderos peligrosos, los conductores sobrepasan los límites de velocidad permitidos y las muertes por este tipo de incidentes son comunes.

“Estoy profundamente angustiado por la pérdida de vidas debido a un accidente de autobús en Kangra, Himachal Pradesh. Mis oraciones y solidaridad con los que perdieron a sus seres queridos y cercanos en el accidente”, dijo en un tuit el primer ministro Narendra Modi.

Kanika Pathania, y Nishant, unos de los niños que sobrevivieron cuando su autobús escolar cayó en el profundo desfiladero a unos 60 km al sur de Dharmsala, reciben tratamiento en un hospital del gobierno en Nurpur.

Un zapato de uniforme escolar es visible debajo de una sábana blanca en un sitio de almacenaje mortuorio donde se depositaron los cuerpos de los 23 escolares fallecidos tras el accidente.

Un padre llora la muerte de su hijo frente a un hospital público en Nurpur

Indian Express / Twitter

Es una lamentable tragedia, que debe ser una voz de alarma para los organismos locales con miras a que se tomen medidas y leyes más severas. No es justo que por la irresponsabilidad y la insensatez de un conductor, se cobre la vida de tantos inocentes. Sus padres lloran su partida y tristemente nadie puede devolverles a sus hijos con su vida.

Compartamos un mensaje de solidaridad con los familiares de las víctimas del accidente.