David y Anita Phillips eran un matrimonio completamente entregado al cuidado de sus dos hijos, Nathan y Luke. Siempre fueron una familia verdaderamente amorosa y ejemplar pero la vida los haría pasar por momentos dolorosos e inolvidables.

La familia es originaria de la ciudad de Nuneaton en la zona central de Inglaterra.

En el 2016, Anita debió enfrentar una lucha contra el cáncer y en medio de lágrimas su esposo e hijos tuvieron que afrontar su dolorosa muerte. David quedó a cargo de los muchachos y decidió seguir adelante, pero no podía imaginar que tan sólo dos años después la tragedia los volvería a marcar terriblemente.

Anita acababa de cumplir 53 años al momento de su muerte.

David se encontraba con el más pequeño de sus hijos, Luke, cuando chocó inesperadamente con un camión. Luke resultó terriblemente herido pero logró sobrevivir. Lamentablemente, su padre perdió la vida.

David y Luke iban en una motocicleta al momento de su accidente.

Sin pensarlo dos veces, Nathan asumió sus nuevas responsabilidades y acompañó en todo momento al pequeño Luke.

Tuvimos que decirle que papá estaba bien. Fue muy duro verlo así. Los doctores nos dijeron que si se enteraba de la muerte de papá habría entrado en pánico y no habría podido sobrevivir a la cirugía”.

Durante el accidente el pie de Nathan quedó atrapado en una pesada rueda y debido a esto los médicos debieron actuar rápidamente y amputar su dedo pequeño del pie por completo y la mitad del dedo gordo del mismo pie. También perdió una notoria parte su piel, así que tomaron piel de la parte de arriba de su pierna para hacerle un injerto.

Luke tan solo tenía 13 años cuando perdió a sus padres.

Nathan se aseguró de conseguir un trabajo con mejor salario y se dispuso de inmediato a hacer todas las tareas del hogar necesarias para que la casa marchara en completa armonía.

“Tengo que limpiar, lavar la ropa, hacer las compras, asegurarme de que el uniforme de mi hermano y mis cosas del trabajo estén en orden”.

A pesar de que se trata de una enorme responsabilidad que ningún chico de su edad espera, Nathan prefiere mirarlo todo de la manera más positiva posible y concentrarse en llevar una buena relación con su hermano que tanto lo necesita.

No creo que sea culpa de nadie. Sólo significa que debo madurar un poco más rápido. Esto me ha enseñado a sacar lo mejor de cada día”.

Tras unas primeras semanas sumamente difíciles Nathan ha logrado recuperarse y ha vuelto a la escuela. Luke se ha convertido en su responsable legal pero también recibe mucha ayuda de sus tíos y demás familiares. Estos ejemplares hermanos han sabido cultivar una relación muy especial que sin duda es la clave que los ha ayudado a atravesar momentos tan duros.

“Nuestra relación siempre ha sido buena pero ha mejorado muchísimo después de todo esto”.

Unilad

Nos unimos a los hermanos Phillips en las terribles pérdidas que debieron enfrentar en tan poco tiempo.

Te invitamos a compartir esta nota para apoyar a Nathan y a Luke y celebrar la valentía que han demostrado en tiempos tan difíciles.