Una adolescente en Florida que fue reportada como desaparecida hace cinco años después de que escapó de su hogar, está viva y a salvo.

Emily Wynell Paul desapareció de la casa de sus padres en Southport en 2013 a la edad de 14 años, dejando atrás una nota que decía que podría regresar cuando cumpliera los 18 años.

El miércoles, las autoridades dijeron que habían cerrado el caso después de que Emily ahora de 19 años, apareciera en una estación de policía para decirle a los oficiales que estaba a salvo.

De acuerdo con una declaración de la División de Investigaciones Criminales de la Oficina del Alguacil del Condado de Bay, la joven se contactó con ellos por teléfono el martes para decir que ella estaba bien.

Las autoridades dijeron que querían asegurarse de que no estaba llamando bajo coacción, por lo que le pidieron que fuera personalmente a una estación de policía no divulgada para hablar con los oficiales.

“Aproximadamente 30 minutos después, una segunda llamada telefónica llegó a la Oficina del Sheriff del Condado de Bay desde un departamento de policía, indicando que tenían una mujer en su vestíbulo, diciendo que era Emily Paul”.

“En ese momento, solicitamos que le tomaran fotografías y les pedimos que reunieran otra prueba de su identidad. Un investigador de esa agencia habló con Emily, quien dijo que estaba a salvo, que tenía un sistema de apoyo y que estaba feliz donde estaba”.

“Nos gustaría agradecer a todos los que pasaron incontables horas tratando de localizar a Emily en los últimos cinco años. La Oficina del Sheriff del Condado de Bay desea anunciar que el caso de la persona desaparecida de Emily Paul está oficialmente cerrado”, fue el comunicado.

La madre de Emily, Pam Myers Massimiani, previamente había revelado que su hija días antes se había comunicado por carta por primera vez y que decía estar bien. 

“A todos nuestros amigos y familiares, queremos que sepan que hemos tenido noticias de Emily. Gracias por todo el apoyo.”, escribió la madre.

Antes de abandonar su hogar en 2014, Emily había investigado la posibilidad de huir y visitaba diversos sitios web donde le ofrecían ideas de cómo hacer para no ser encontrada.

Cuando desapareció, la vieron por última vez subir a un automóvil no identificado. Pero nunca quedó claro exactamente qué la llevó a huir. Sin embargo, siempre fue una preocupación para la policía el hecho de que jamás haya tomado contacto con la familia.

Tal como lo había dicho en la carta que dejó, no tuvieron rastro de ella en los últimos 5 años, hasta ahora.

Facebook

Es un caso resuelto, pero la policía no declaró dónde se encuentra Emily ahora.

Es una advertencia para muchos padres de adolescentes que pueden verse expuestos a situaciones límite donde pueden llegar a tomar este tipo de decisiones extremas, poniendo en vilo a toda una comunidad.

Esperamos que en un futuro este tipo de desapariciones voluntarias disminuyan, especialmente porque demandan esfuerzo, recursos y tiempo a los agentes policiales, cuando podrían destinarlos a otros asuntos. Déjanos saber qué opinas de este caso y compártelo con tus amigos.