Un insólito fallo en un caso de femicidio en provincia de Buenos Aires ha generado un amplio rechazo en la sociedad argentina.

Hace unos días se conocieron los fundamentos de los jueces que condenaron a 22 años de prisión a Brian Montenegro por asesinar de seis puñaladas a su ex pareja, quien estaba embarazada y tenía además otros dos hijos.

Débora Díaz estaba embarazada y tenía 28 años cuando la asesinaron.

Pilar Noticias

Brian tenía una orden de restricción perimetral que le prohibía acercarse a la mujer. Pero no le impidió ir hasta su domicilio y matarla.

Pero los jueces no lo consideraron un femicidio, porque el asesino estaba “profundamente enamorado” y actuó “bajo emoción violenta” cuando ella le dijo que había estado con otro hombre.

Brian con Débora y sus dos hijos.

Pilar Noticias

El Tribunal valoró un testimonio que describía a Montenegro como “un nene de mamá” y a la víctima como “madre de tres hijos”, que le llevaba seis años de diferencia.

Por eso Montenegro tuvo una rebaja en su pena.

Estos argumentos surgen de los fundamentos del fallo dictado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro, en el juicio por el femicidio de Débora Díaz (28), a raíz del cual, su ex pareja, Brian Montenegro (22), fue condenado a 22 años de cárcel y no a prisión perpetua.

Amigos y familiares pidiendo justicia por la muerte de la joven.

Pilar Noticias

En la resolución, la mayoría integrada por los jueces Federico Guillermo Ecke y Osvaldo Rossi consideró que sólo se pudo probar que había una relación de pareja, pero no que mediara violencia de género, y entendieron que Montenegro actuó en “estado de emoción violenta”.

La noche del 22 de febrero, cuando el condenado entró por la fuerza a la casa donde vivía Débora Díaz en Villa Astolfi, partido de Pilar, discutieron porque ella estaba embarazada de otro hombre.

“Mientras vos estabas llorando como un boludo en la casa de tu mamá, a mí me cogía el policía en tu propia cama”, declaró Montenegro que le dijo la mujer durante la pelea.

Brian Montenegro, quien obtuvo menos condena porque “estaba enamorado”.

Página 12

Ese habría sido el detonante para que la apuñalara seis veces, en el tórax y en la espalda, sin ser consciente de sus actos. La resolución tuvo en cuenta también el informe psicológico de Montenegro, según el cual determinaron que si bien no es inimputable, su capacidad de culpabilidad era reducida.

“Estaba profundamente enamorado de la víctima, a pesar de sus escasos veinte años recientemente le había propuesto unirse en matrimonio. Estaba angustiado por la actitud expulsiva de su amada”, concluyeron.

¿Qué piensas de este fallo? ¡Déjanos tu opinión y comparte la nota!