Lamentablemente, miles de niños alrededor del mundo deben enfrentar en sus primeros años de vida enfermedades que le roban una infancia normal, sin embargo, su gran esperanza para recuperarse y poder disfrutar como cualquier otro niño, puede vencer cualquier situación adversa.

Hay enfermedades que no son tan sencillas de combatir, pero con fe, esperanza y con un poco de ayuda, los médicos pueden hacer verdaderos milagros. Así lo vivió, un pequeño de 11 años que vive en Filipinas.

El pequeño se llama Aldrin y sufre de luxación congénita de rodilla bilateral, que es una patología poco habitual en el mundo, de hecho, solo se produce en 0,017 casos por cada mil nacimientos. Esta enfermedad hace que las rodillas estén al lado opuesto de su posición en la anatomía normal.

“¡Tengo tantos amigos en casa! Y cuando no estoy en la escuela, ¡simplemente juego mucho con mis amigos! También me gusta jugar con legos y construirlos juntos, porque algún día me gustaría convertirme en ingeniero”, dice Aldrin sobre sus sueños.

El niño es ayudado por la fundación sin fines de lucro, Cure International, donde se encargan de brindar ayuda hospitalaria a pequeños en situación de pobreza, que necesitan de tratamientos u operaciones bastante costosas.

“Básicamente, la rodilla de Aldrin se dobla al revés como un flamenco”, dijo Tim Mead, el director médico de Cure International y el principal cirujano del niño sobre su particular patología.

Afortunadamente, Tim Tebow, el jugador estadounidense de béisbol de origen filipino dirige su fundación homónima y trabaja en conjunto con Cure International, creando el Tebow CURE Hospital. Gracias a esta unión, Tim se enteró de la historia de Aldrin y aportó los recursos económicos para llevar a cabo la operación que le cambiaría la vida al pequeño.

“Cuando se sometió a la cirugía, él estaba bien porque su personal nos alentaba y nos cuidaban muy bien. Ellos me alientan y me dan fuerza porque Dios sabe y tiene una idea de lo que es mejor para mi hijo. Dios tiene el control al igual que sus médicos de lo que es bueno para Aldrin”, comentó la madre del pequeño.

Ahora, después de la exitosa operación, solo falta que realice las terapias físicas continuamente para que pronto el niño de 11 años pueda caminar y estar de pie de manera erguida, como cualquier otro pequeño de su edad.

“Todos los días se cambian vidas en el Tebow CURE Hospital y estoy muy agradecido por eso”, dice Tim Tebow sobre el caso de Aldrin, y orgulloso de que su fundación sea el rayo de esperanza que tengan los pequeños para tener una vida normal.

Mientras, Aldrin se mantiene en las instalaciones del Cure International, jugando videojuegos, haciendo amigos y asistiendo a la terapia, lo que hace a todos muy felices.

Facebook / Tim Tebow Foundation

Puedes ver el vídeo de la historia del pequeño Aldrin, a continuación:

One Life Can Change Another

How can one life change another? Check out Aldrin’s journey of healing and how he was impacted by the life of Sherwin, a boy Tim Tebow met while on a Philippines mission trip 15 years ago…Make a difference today and join us in helping change the lives of children worldwide such as Aldrin – https://www.timtebowfoundation.org/donate

Publicada por Tim Tebow Foundation en Jueves, 26 de julio de 2018

Es hermoso cómo personas de buen corazón realizan un cambio positivo en la vida de los más necesitados. ¡Comparte esta historia para que lleves esta buena noticia a tus amigos!