Ali Banat, el millonario australiano cuya vida dio un brusco giro cuando fue diagnosticado con cáncer, murió dejando toda su fortuna a la caridad. A los 32 años, contaba con una gran fortuna gracias a su compañía de seguridad y electricidad. Su fortuna era tal que presumía de su estilo de vida acomodada y llena de lujos, exhibiendo ropa de marca extremadamente costosa y una lujosa colección de automóviles.

Cuando Ali fue diagnosticado con cáncer le pronosticaron menos de un año de vida.

En el 2015, su vida cambió por completo cuando después de ser diagnosticado con cáncer los médicos le dieron la impactante noticia de sólo le quedaban 7 meses de vida.

Esta noticia lo hizo reflexionar y decidió aprovechar los pocos meses que le quedaban para cambiar su estilo de vida y poder ayudar a los más desafortunados.

Ali creo la fundación MATW que sirvió de plataforma para sus obras benéficas.

Además, creó una fundación llamada Muslims Around The World en la que invirtió toda su fortuna para poder ayudar a muchos musulmanes que sufren de pobreza extrema.

Banat se preocupó en sus últimos meses por poder repartir su fortuna entre las personas que más lo necesitaran; y por suerte, sobrevivió dos años más a la enfermedad.

Ali afirma que fue “bendecido” con el cáncer.

Durante su lucha se convirtió en un ejemplo para todos.

Ali decidió compartir su historia a través un vídeo llamado “Gifted with Cancer” en el que explica la bendición que representó para él sufrir cáncer para poder abrir los ojos y buscar una vida que se centrara en ayudar a los demás.

Este vídeo se volvió viral y en él demuestra su anterior estilo de vida en donde contaban con exorbitantes lujos como un Ferrari Spider de $600,000 y hasta accesorios de vestimenta en $60,000.

La cercanía de la muerte y sus viajes a países pobres como Ghana y Togo hicieron que Ali “abriera los ojos”

Cambió por completo su percepción de la vida

Sus palabras llaman a la reflexión sobre la nueva dirección que dio a su vida, y sobre lo diferente que sería el mundo si todos intentáramos aportar un poco de ayuda: “Así es como deberíamos vivir nuestras vidas todos los días”.

Comenzó a viajar a lugares como Ghana y Togo para ver las condiciones de pobreza extrema en la que vivían muchos musulmanes. Se empeñó en conseguir más patrocinadores para su fundación y en asegurarse de que todo el dinero estuviera destinado a ayudar a los más pobres. Hoy en día las donaciones alcanzan más un millón de dólares.

Ali siempre quiso ayudar a las comunidades para que con el tiempo se mantuvieran a sí mismas y no dependieran de la caridad

The Sun/MATW

Gracias a su trabajo de los últimos años logró darle un hogar a más de 200 viudas, un centro médico, negocios que permitieran el sustento de estas nuevas comunidades, una escuela que albergara a más de 600 huérfanos y una mezquita.

Su presencia en las redes permitió que muchas celebridades reflexionaran y admiraran su gran trabajo, logró crear conciencia en personas de todo el mundo a través de su amistad con influyentes como el youtuber Adam Saleh.

Ante la inminencia de la muerta Ali grabó este video de despedida.

Nos unimos en el duelo por la muerte de Banat, un ser humano que le dio una importante lección al mundo.

Te invitamos a compartir la conmovedora trayectoria que realizó Ali Banat en sus últimos años.