La reciente noticia del volcán de fuego que hizo erupción hace un par de días en Guatemala tiene al mundo entero conmovido, han surgido muchos gestos de solidaridad para contribuir a reparar el daño de esta nación. Tristemente, las pérdidas no fueron solo materiales pues la lava, el fuego y el lodo se llevaron todo a su paso incluyendo la vida de muchísimas personas.

La mayoría de los cuerpos de quienes fallecieron no han sido encontrados y hubo algunos que no pudieron ser identificados; sin embargo, las víctimas del fenómeno natural que fueron halladas han sido despedidas por sus familias.

Los familiares y amigos de las víctimas desde el día lunes lloran a sus seres amados perdidos en esta tragedia cuyos cuerpos fueron ubicados en ataúdes en el parque principal de San Juan Alotenango, Guatemala.

De momento, las autoridades dieron la suma de 110 personas fallecidas, pero solo 29 cuerpos pudieron ser reconocidos por sus familiares, los restantes quedaron irreconocibles. Se espera que los demás fallecidos y desaparecidos logren ser encontrados lo más rápido posible.

La devastadora tragedia causada por este volcán de fuego dejó los pueblos cercanos a él completamente destruidos y con pérdidas irreparables, pero lo peor de todo es la recuperación de los cuerpos que quedaron completamente calcinados. 

Vamos a tener que recurrir a otros métodos antropológicos y si es posible tomar muestras de ADN para identificarlos”, dijo el director del Instituto Nacional de Ciencia Forense, Fanuel García.

Muchos sobrevivientes contaron cómo fue enfrentarse a este desastre, el miedo que sintieron y lo difícil que fue ver a sus familiares y amigos morir, muchos de los familiares de los sobrevivientes se encuentran desaparecidos.

San Miguel Los Lotes, un pueblo justo a los pies de la montaña, quedó totalmente destruido debido al volcán comentó Hilda Lopez, una sobreviviente quien aun no conoce nada acerca del paradero de su madre y hermana.

Estábamos en una fiesta, celebrando la llegada de un bebé, cuando una vecina nos llamó a gritos para que fuéramos a ver que la lava ya venía. No le creímos y cuando salimos a ver el lodo caliente ya venía bajando por la calle”, dijo López en su testimonio.

“Allá se quedó mi mamá, no pudo salir”, agregó López quien contó cómo una nube de humo envolvió a sus familiares.

El debate / ABC / TeleSur

Entre las imágenes más tristes y conmovedoras de esta devastadora tragedia está la de un niño llorando junto al ataúd de su madre, desgarra el corazón ver cómo este pequeño lo perdió todo, incluso al ser que le dio la vida.

El mundo entero le muestra su apoyo a este hermoso país. ¡Fuerza Guatemala! Compartamos un mensaje de solidaridad.