Una vez más el acoso entre adolescentes o mejor conocido como “bullying” cobra una vida, es injustificable e indignante saber que los jóvenes llegan a intimidar, humillar y agredir a sus compañeros con tanta crueldad. Es terrible imaginar por lo que estaba pasando cada víctima que decidió quitarse la vida para no escuchar una sola burla más.

Esta vez, una chica de 14 años llamada Amy Everett y mejor conocida como “Dolly” decidió que el suicidio era su única alternativa para escapar.

“Dolly”, fue conocida por ser el rostro de la compañía australiana de Sombreros Akubra, hace 8 años.

El 3 de enero, su familia tuvo que informar el trágico final de su hija, el suicidio de un adolescente es la peor pesadilla de cada padre y ellos tuvieron que vivirlo. Tick Everett, su padre; Kate su madre; y Meg su hermana, ya no volverán a ver más a la dulce y amorosa niña de la casa.

Ellos la describen como un alma pura, siempre se preocupaba por los animales, los niños pequeños y los menos fuertes que ella.

La noticia de la niña que había muerto víctima del “bulliyng” llegó a la pantalla de todos los hogares australianos rápidamente y los mensajes de apoyo no paraban de llegar a su familia. Tick, su padre contestó mediante una publicación en la red social Facebook que estaba agradecido por el apoyo y que pronto estará listo para brindar apoyo a lo acosados.

También, aprovechó el momento para decirle a los acosadores de Amy que estaban invitados a su funeral para que pudieran ser testigos de todo el dolor que causaron.

La compañía de sombreros Akubra también hizo una publicación en honor a Dolly, en el que lamentaba la situación y dejaron los teléfonos de líneas de ayuda para prevención de suicidio. El primer ministro Malcolm Turnbull, también hizo un comunicado al respecto y manifestó su preocupación por la práctica tan popular entre los adolescentes.

“Hoy las redes sociales nos muestran todo lo bueno que nos pueden dar pero al mismo tiempo todo lo negativo que pueden ser”, fueron parte de sus palabras.

La familia Everett, manifestó que están decididos a iniciar un proyecto para ayudar a todos esos chicos que están pasando por lo mismo que pasó su pequeña “Dolly”. Su misión es crear un fondo llamado “Dolly’s Dream”, para víctimas del bullying, ansiedad y depresión cuyo lema será, ¡Habla incluso si tu voz tiembla!

Dolly debe servir como ejemplo para evitar que más chicos hagan lo mismo.

Tick también dijo que por el momento les pedirá a todas las personas que les han ofrecido su ayuda que los disculpen unos días, ellos como familia necesitan pasar un tiempo juntos y a solas para llevar su duelo y terminar de entender tan dura realidad.

“No importa de donde vengan los agresores, debemos defender y ayudar a nuestros hijos”, agregó.

Daily Mail / TheSun

Esperamos que más chicos entiendan que el “bullying” no es un juego, desmoralizar a las personas, quebrantar su espíritu y llevarlos al suicidio es un delito. Esperamos que los chicos que están siendo acosados hablen, porque muchas personas están dispuestos a tenderles una mano y sacarlos de ese hoyo emocional al que los han llevado.

Finalmente esperamos que la familia de Amy consiga las fuerzas para superar tan terrible pérdida y que los casos tan trágicos como el de esta adorable chica no sigan repitiéndose.