Andrew Cotton, de 36 años, es un surfista y fontanero a medio tiempo originario de North Devon; recientemente se encontraba en Nazaré, Portugal, disfrutando de su deporte favorito: el surf. Estaba disfrutando de las grandes olas características de la zona.

huffingtonpost

Mientras montaba una de las olas más grandes registradas en la actualidad, repentinamente la ola lo traicionó y lo mandó volando por los aires para después aplastarlo con toda la fuerza del océano.

Rápidamente los salvavidas se lanzaron a rescatarlo, lo colocaron sobre una camilla y lo transportaron de emergencia al hospital.

Allí fue donde se dieron cuenta que Cotton tenía la espalda fracturada a causa de la caída. Increíblemente, Cotton ha declarado que el accidente no le ha quitado las ganas de seguir practicando surf y espera que, tras su recuperación, sea capaz de volver a usar su tabla como siempre.

De la misma manera, agradece profundamente al equipo de rescate por haberlo ayudado: “¿Qué puedo decir? Me sentía un poco emocionado en la mañana y en la tarde terminé teniendo el peor choque de mi vida”, escribió en un post de Instagram.

“Muchas gracias a todos los salvavidas de la playa que me ayudaron y me estabilizaron, no los puedo nombrar a todos pero todos hicieron un increíble trabajo para llevarme a salvo al hospital. Me he roto la espalda, pero soy muy afortunado y ya estoy preparado para concentrar mi energía en ponerme de nuevo en forma y salir a conseguir unas buenas olas”.

Praia do Norte, donde Cotton se encontraba surfeando, cerca del pueblo pesquero de Nazaré, tiene la fama de ser uno de los lugares con las olas más grandes del mundo, esto se debe a varios factores, empezando por el hecho de que Praia do Norte es uno de los puntos más al oeste en toda Europa.

CNN / Independent / Youtube

Los vientos que vienen desde el Atlántico aumentan significativamente el oleaje de la zona. Por lo que no es de sorprender que Cotton se haya encontrado con una ola con una capacidad de destrucción tan grande.

Esperamos sinceramente que Cotton se recupere lo antes posible para que pueda regresar a montar olas como todo un profesional. Ver que alguien conserve una actitud tan positiva, le sube el ánimo a cualquiera, por lo que podemos estar de acuerdo en que este hombre es un verdadero ejemplo de motivación.

No olvides compartir esta historia con tus amigos, y recuerda siempre mantener precaución en cualquier actividad que realices.