El hijo de un jefe de policía en Georgia rompió en llanto cuando hizo su primera aparición en la Corte el lunes tras ser acusado de haber matado a golpes a su hijastro de tres años con un cinturón.

Joshua Richards fue conducido a una sala con un atuendo verde limón, esposado las muñecas y con grilletes alrededor de sus tobillos, donde se enfrentaría al juez después de que su hijastro Brentley Gore falleciera el domingo.

Las imágenes de la sala de audiencias mostraron al sospechoso de 21 años, sin poder contener las lágrimas, mientras respondía a las preguntas del juez. Ciertamente, ¡qué conciencia puede permanecer tranquila después de cargar la vida inocente de una criatura de 3 años!

El abogado de Richards declaró que la muerte del pequeño fue ocasionada por una caída accidental por un descuido de su padrastro, mientras la madre del niño dormía.

La policía acudió al domicilio de Richards en Hickory Falls Apartments en Villa Rica, Georgia, alrededor de las 10:00 a.m. del martes, después de recibir un informe sobre un niño herido.

La madre de Brentley Gore, Remsie Richards, había llamado al 911, con tono absolutamente frenético, pidiendo auxilio. Los investigadores creen que la mujer estaba dormida en otra habitación durante el ataque a su hijo, quien como resultado de la presunta caída resultó con múltiples fracturas en el cráneo.

La madre se puso en contacto con las autoridades cuando notó lesiones en la cabeza de su hijo y no pudo despertarlo por la mañana, informaron los medios locales.

Debido a la gravedad de sus lesiones, Brentley tuvo que ser trasladado en avión a un hospital en Atlanta para recibir tratamiento.

Según la página de GoFundMe, que fue abierta para ayudar a la familia del niño con sus gastos médicos, Brentley fue sometido el jueves a una cirugía de emergencia para extirpar una porción de su cráneo fracturado con la esperanza de aliviar un poco la presión de la inflamación en su cerebro.

El padrastro del niño fue acusado inicialmente de asalto agravado, agresión agravada, crueldad en primer grado a niños y posesión de marihuana.

Los investigadores creen que Richards utilizó un cinturón en la agresión contra el menor.

El domingo, el niño sucumbió a sus heridas y falleció en el hospital, lo que llevó a las autoridades a imponer la demanda de asesinato en contra de Richards. Después de su aparición en la Corte, se le negó la posibilidad de obtener una fianza.

11 Alive

Richards trabaja para una compañía de seguridad hogareña con sede en Tennessee. Él y la madre de Brentley se casaron el pasado mes de junio.

La mujer ahora espera un hijo de Richards, tiene dos meses de embarazo.

En su última publicación en su red social, mostraba una foto familiar que mostraba a un sonriente Brentley jugando en la nieve con sus padres.

Richards, además es hijo del jefe de Policía de Carrollton, que tiene el mismo nombre Josh Richards. Pero su parentesco no le sirvió de nada, y ahora se enfrenta al juicio.

Facebook / Josh Richards / Remsie Richards

Esperamos que esta vez la justicia sí actúe con todo el rigor y que Richards pague hasta el fin de sus días por este horroroso crimen. Nadie puede regresar al pequeño Brentley y el vacío que deja es enorme. Si deseas ayudar a la familia del pequeño, puedes hacerlo desde aquí.

Nos solidarizamos con la familia de Brantley y manifestamos nuestro repudio contra estos antisociales que deben estar tras las rejas, sin excepción. Comparte esta noticia en tus redes.