Tristemente algunas personas tienen hijos sin saber el tamaño del compromiso que adquieren al traer al mundo a un ser indefenso que depende completamente de sus atenciones y de su amor para crecer saludable física y emocionalmente.

Esta noticia ha estremecido las redes, se trata del repudiable crimen de Liam Deane, quien admitió haber matado a su hija de dos días en su casa el pasado 10 de julio.

El hombre de 22 años le dio un fuerte golpe a la bebé porque esta estaba llorando, el mes pasado fue encarcelado después de confesar que mató a su hija Luna que nació el 9 de julio.

La madre de la menor se encontraba descansando cuando ocurrió el incidente, Deane le dijo que se había caído. Llamaron a una ambulancia porque la pequeña tenía dificultades para respirar, relatando que se había caído y se había golpeado en la cabeza.

Cuando los paramédicos llegaron al lugar notaron que el rostro de la pequeña estaba muy inflamado y lesionado, la trasladaron al centro médico más cercano donde lamentablemente falleció en la unidad de cuidados intensivos el 14 de julio, tres días después del ataque.

Uno de los médicos aseguró que Luna falleció después de sufrir un trauma en la cabeza que le causó lesiones cerebrales catastróficas.

Cuando la policía entrevistó a Deane él confesó que había golpeado a la pequeña en el rostro, y que además apretó su cuerpo y sus brazos para sacudirla porque le molestaba escucharla llorando.

Finalmente, Deane fue encarcelado de por vida, de acuerdo a información suministrada por Michael Smith, el fiscal del caso, las lesiones de la menor estaban en su cerebro, cuerpo y rostro. “Él es el responsable de todas las heridas que ella había sufrido y aseguró que Luna no se tranquilizaba y perdió el control”, comentó el fiscal refiriéndose al acusado.

El pasado domingo encontraron el cuerpo sin vida de Liam Deane en la celda de la cárcel HMP Leeds donde permanecía en prisión. John Westland, de 28 años, recluso, fue acusado de asesinarlo.

Daily Mail

El acusado compareció ante la Corte de Magistrados de Leeds para declarar acompañado de dos agentes de policía y un miembro del personal de escoltas de la corte.

Permaneció esposado durante la audiencia que duró pocos minutos, y habló solamente para confirmar sus datos personales.

El asesino de la pequeña Luna pasaría su vida en la cárcel, pero uno de sus compañeros lo asesinó después de conocer el crimen que había cometido.

Esperamos que la madre de la bebé fallecida, ex esposa de Deane se recupere de este episodio tan doloroso, comparte esta noticia con tus amigos.