Daniela Ontivero tenía 19 años, hacía pocos meses que había decidido vivir junto a su novio, tenía un trabajo estable y su familia estaba feliz por ella. Pero el pasado domingo en la madrugada todo cambió.

La joven volvía de un recital en moto con su novio, Darío Lencina, por las calles de Córdoba, Argentina, y cuando estaban a sólo unas cuadras de su hogar, un auto negro apareció a toda velocidad y comenzó a dispararles a quemarropa, matando a Daniela e hiriendo gravemente a su novio.

Los vecinos del lugar declararon que la persecución fue muy violenta y que descargaron sus armas con furia contra la joven, que recibió múltiples heridas de bala.

Daniela tenía sólo 19 años.

ElDoce.tv

Ella falleció en el hospital, pero su novio, de 24 años, está internado en estado grave en el Hospital de Urgencias de esa ciudad.

Si bien todo indicaba que se trataba de un femicidio, la investigación está abierta y los investigadores están desconcertados y hasta el momento no se confirmó si el asesino fue detenido.

“Tenía la ex pareja, que se habían dejado, y la perseguía por celos. La tenía amenazada de muerte, hasta la madre de él la amenazaba a la chica”, relató una de las vecinas de barrio Pueyrredón. “Le venían tirando, la acribillaron”, afirmó a un noticiero local.

Daniela era la tercera de cuatro hermanos, trabajaba en un supermercado y estaba feliz porque desde hacía pocos meses convivía con su novio, Darío. Habían alquilado una casa en barrio Pueyrredón, a pocos metros del hogar de los Ontivero.

“No sé lo que se sentirá al perder un hijo, pero mis papás están destrozados. En realidad, todos estamos destrozados. Con mis hermanos, tratamos de contenerlos. Éramos muy unidos. Ella no se merecía esto”, dijo Fabián Ontivero.

Su novio sigue internado peleando por su vida.

El caso aún no tiene detenidos y los investigadores están desconcertados, pues no se halló el auto de los agresores. 

A pesar de que se había pensando que el caso era un femicidio, creen que pudo haber sido un robo, o temen que quizá los criminales podrían haberse “confundido de víctimas”.

Asimismo, fuentes policiales aseguran que cuando Daniela era llevada en una ambulancia, habría mencionado un episodio de robo.

Pero no les robaron nada: ni teléfonos, ni dinero, ni la motocicleta.

Otra de las hipótesis investiga si fue una pelea de tránsito. La sospecha se basa en la violencia del episodio, en que los vehículos iban en contramano y en la gran cantidad de disparos. Por eso, se analizan las filmaciones de cámaras en la zona.

En esta esquina los alcanzaron y les dispararon desde el auto.

Estamos todos destrozados, queremos que haya justicia, que atrapen a los asesinos de Daniela”, reclamó el hermano mayor de la víctima.

“Los chicos eran buenos, siempre andaban juntos, salían a comer, iban al cine, no tenían problemas con nadie”, añadió.

Darío recibió el primer disparo en la pierna que lo hizo caer. También fue herido en la espalda. Daniela fue herida en el abdomen y en la pierna. Está descartado que el auto haya frenado y que los atacantes se hayan bajado para disparar desde corta distancia a las víctimas.

“Me llamaron a las 5:30 para avisar que mi hermana había sido baleada. Cuando llegué al lugar, mi hermana estaba tirada, los policías no hacían nada y no me dejaban moverla. La ambulancia demoró 45 minutos en llegar”, se quejó Fabián Ontivero. 

La familia de Daniela espera que se haga justicia y se encuentre a los responsables de su asesinato.

La Voz del Interior

¿Qué piensas de este caso? Danos tu opinión y comparte la nota.