Lamentablemente algunas personas actúan con una violencia desmedida, sin pensar en las consecuencias, cometiendo crímenes que muchas veces superan la ficción.

Este es un caso estremecedor, una mujer mató a su amiga embarazada de nueve meses para robarse a su bebé.

Angelikque Sutton iba en camino a su boda para unirse en matrimonio con Patrick Bradley, antes se detuvo en la casa de Ashleigh Wade, quien era su amiga desde la infancia.

El plan era que la novia pasara por casa de su amiga porque esta le entregaría un regalo, pero realmente tenía un plan macabro en su contra que dejó a todos desconcertados.

Cuando llegó al domicilio de su amiga ubicado en el barrio de NY de Bronx, esta le cortó la garganta para evitar que gritara y posteriormente hizo una abertura en su abdomen para sacar al bebé que estaba esperando.

De acuerdo a información suministrada por el tribunal de Nueva York su intención era que el bebé permanecería a salvo para quedarse con él.

“La acusada le cortó la laringe a la víctima para que no pudiera hablar, así le impediría que clamara por ayuda, cortó sus principales vasos sanguíneos y lo que hizo después es casi imposible de describir”, relató un fiscal a cargo del caso.

La acusada rajó el abdomen de su amiga para extraer el útero y así sacar al bebé. En su domicilio encontraron ropa de bebé, zapatos, y los utensilios que tendría en casa una futura madre, lo cual era muy extraño porque ella no esperaba un bebé. Su plan era quedarse con el pequeño que esperaba su amiga de la infancia. Es difícil comprender su conducta tan despiadada.

El bebé logró sobrevivir al brutal ataque, en noviembre cumplirá 22 meses.

El novio de Ashleigh la encontró cuidando al recién nacido junto al cuerpo sin vida de Angelikque, las autoridades policiales acudieron al lugar y se llevaron al bebé, una niña, para hacerse cargo de ella,

Mientras tanto, la acusada no dejaba de gritar con desespero “es mi bebé”.

Actualmente están en espera del juicio en el que Ashleigh Wade recibirá la condena por el crimen que cometió, si el juez la declara culpable se enfrentará a cadena perpetua.

Es repudiable lo que hizo, la bebé perdió a su madre de la forma más cruel e injusta, en lugar de conocerla cuando la trajera al mundo con mucha ilusión tuvo que despedirse de ella porque alguien desalmado quiso apagar su vida.

El único consuelo en medio de tanto dolor es que haya justicia aunque nada podrá reparar el corazón roto del novio de Angelikque con quien estaba a punto de contraer matrimonio ni el de su familia.

nypost

Ese día celebrarían la boda de la pareja y todo se convirtió en una horrible tragedia que empañó toda la felicidad.

Compartamos un mensaje de solidaridad con los seres queridos de Angelikque.