María del Carmen García, de 63 años, finalmente salió de la cárcel tras ser acusada por quemar a al violador de su hija en 2005 cuando lo roció con gasolina y lo quemó vivo en un bar en Alicante tras verlo en la calle cuando pensaba que estaba tras las rejas por haber abusado sexualmente de su hija en 1998 cuando tenía 13 años.

Ella estuvo tres años y medio recluida en el penal de Villena, fue condenada en 2014 a cinco años de prisión.

Finalmente ha recibido el tercer grado cuando solo le restaban nueve meses para cumplir con la pena, Joaquín Galant, su abogado, alega que recibirá el indulto antes de lo pensado. Puedes recordar la noticia aquí.

Ahora María del Carmen, disfruta de su libertad junto a su familia, su hija Verónica y sus nietos. En las noches regresa a la cárcel a dormir, donde se distrae haciendo manualidades.

El primer día declaró: “Toda una pesadilla ha quedado atrás”.
Ahora tiene una vida nueva, come en su casa, y comparte con su esposo, que padece cáncer en la laringe, sus cuatro hijos y sus nietos.

La cárcel ha sido para ella un callejón sin salida, concluyó que: “Aquello no tenía que haber ocurrido, lo que hizo él y luego lo que hice yo”.
“Ahora solamente quiero disfrutar de mi familia, ellos han sido mi principal apoyo estos meses tan duros, pero quiero que todo el mundo sepa que estoy bien, muy bien”, relató ella.

Cuando ella se encontró de forma inesperada con el violador de su hija, Antonio Cosme, conocido como “El Pincelito” lo roció con gasolina y le prendió fuego, el hombre falleció por las graves lesiones que sufrió.

El agresor estaba disfrutando de unos días de permiso penitenciario, se dirigió a la madre de la joven a la que violó tras asaltarla con una navaja y le dijo: “Buenos días, señora. ¿Qué tal sus hijas?”.

Ella en ese momento explotó de ira, fue una estación de servicio cercana a comprar combustible y regresó al bar, lo roció con la gasolina y le prendió fuego, otro hombre que estaba en el bar resultó herido en una de sus piernas.

El caso tuvo amplia cobertura por los medios de comunicación, muchas organizaciones apoyaron la conducta de María del Carmen.

Ella fue condenada inicialmente a 9 años y medio de prisión, el Tribunal Supremo redujo la pena a 5 años y seis meses, pasó tres años y medio en le cárcel y ahora cumplirá el resto de la condena en tercer grado.

De la prisión recordó que es muy duro estar ahí, y dijo:

“Tienes mucho tiempo para pensar, para reflexionar, para pensar por qué pasó lo que pasó, e imaginar cómo hubiera sido la vida si yo no me hubiera encontrado con ese hombre aquel día”.

Joaquín Galant, su abogado, lucha por conseguir el indulto, ha recogido firmas y sigue intentando que este tercer grado se convierta en libertad plena.

María del Carmen cuenta cada día las horas para salir por las mañanas del centro penitenciario y a las siete de la tarde regresa a la cárcel de Villena.

EP

En una entrevista que ofreció pocas horas después de salir en libertad relató “Hubiera preferido morirme yo a que la violaran a ella”.

Ahora esta mujer por fin volvió a su casa junto a su familia y la peor parte de la pesadilla que sufrió ha terminado. Comparte esta noticia en tus redes.