Un matón que golpeó y robó a una mujer de 88 años, dejándola con magulladuras devastadoras en la cara, finalmente ha sido encarcelado.

La anciana mujer, Evelyn Birchall, se encontraba durmiendo en su casa en Chorley, Lancashire, cuando fue atacada brutalmente por Andrew Hodgkinson.

La pensionista al principio pensó que estaba siendo atacada por animales cuando cayó al suelo en el asalto inesperado por la noche.

Recordando la pesadilla, comenta que temió que la violara, después de preguntarle a Hodgkinson qué quería de ella, ante lo que el criminal respondió: “Te quiero”.

Hodgkinson, de 36 años, luego exigió dinero antes de saquear su casa, destrozar sus fotos y robar sus joyas.

Birchall había trabajado como secretaria del ex capitán de rugby de Inglaterra, Bill Beaumont, antes de retirarse.

La anciana resultó con terribles moretones en la cara a causa del brutal asalto y estuvo postrada en cama, sin poder alimentarse ni conciliar el sueño durante días después del incidente en agosto de este año.

Pero finalmente se ha hecho justicia y tras Hodgkinson haberse enfrentado a la corte, ha recibido la sentencia de prisión por seis años y ocho meses por robo con violencia.

Birchall confesó haber pasado por la más horrible y aterradora experiencia, un momento en el que ella, aunque solo por un segundo, pensó que iba a ser violada.

La frágil pensionista, que vive sola y tiene problemas cardíacos, declaró ante la Corte que se despertó en la oscuridad y se encontró con que Hodgkinson le tiraba salvajemente de los brazos.

“Me desperté y encontré con algo muy fuerte que me tocaba. No estaba segura si era un hombre o un animal”.

Enseguida recibió un golpe en la cara. Trató de luchar contra lo que fuera, pero el acusado aplicaba toda su fuerza; ella lo describe como un vicioso.

“Sacó todo de la cama y lo arrojó al otro lado de la habitación, lo que provocó que la señora Birchall cayera al suelo. Ella no pudo levantarse sin apoyo”, declaró el fiscal.

“Se vio obligada a arrastrarse por el suelo hasta la cama para levantarse, pero cuando logró ponerse de pie, el acusado regresó a la habitación y la empujó severamente, haciendo que se cayera de nuevo”, concluyó.

A las 12:40 a.m. logró finalmente arrastrarse hasta la casa de un vecino en la oscuridad, en busca de ayuda.

Evelyn se quedó con su hija dos semanas después del ataque, pero la anciana estaba decidida en regresar a su casa.

Hodgkinson dejó sus huellas digitales en la escena y fue arrestado horas después en su casa después de una apelación pública, con los bienes robados recuperados.

Tras el ataque, el ex astro de rugby Bill Beaumont dijo: “Ella fue secretaria de mi padre durante muchos años y trabajó para el negocio familiar hasta que se retiró. Cuando conoces a alguien por tanto tiempo es un verdadero shock. De toda la familia, le enviamos nuestros mejores deseos y es bueno saber que está fuera del hospital y en recuperación”.

Después de la audiencia, el inspector de detectives Warren Atkinson dijo: “Este fue un asalto brutal y sostenido contra una anciana en su propia casa”.

“La violencia utilizada en esta mujer vulnerable simplemente mendiga ser creída y es un milagro que no haya sido herida más seriamente… En 27 años de servicio, nunca presencié esos niveles de violencia gratuita”.

Daily Mail

Un hecho trágico con suerte al final, esta pobre mujer podría ahora mismo estar muerta. Afortunadamente, la justicia cumplió su cometido y el culpable está tras las rejas, evitando que otras mujeres corran similar suerte.

No podemos dejar de denunciar hechos en las que vidas inocentes son sometidas a semejantes torturas por ninguna causa. ¡Comparte esta noticia con tus amigos!