Una pequeña de dos años, llamada Harlow, falleció después de ser arrollada junto a sus hermanos cuando regresaban a su casa tras compartir en un parque cercano en Perthshire en Escocia.

Según información de los testigos el conductor adelantó a una velocidad que superaba con creces la permitida y arrolló a los niños. Su hermana mayor y su hermano de cinco años presentan lesiones cerebrales y tienen varios huesos fracturados.

El responsable fue identificado como Luke Pirie, de 23 años, quien aseguró que “los niños aparecieron de la nada” cuando el transitaba por la vía a una velocidad de “50 kilómetros por hora”.

El joven conducía distraído porque presuntamente había encontrado mensajes sospechosos en el celular de su novia y discutía con ella a través de una videollamada mientras conducía.

Los familiares de la pequeña fallecida declararon ante el Tribunal Supremo de Edimburgo que exigen justicia ante este crimen que tuvo consecuencias tan devastadoras para ellos.

Sara, de 36 años y su esposo Steven de 39 años, padres de los pequeños, están destrozados.

El conductor de un Ford Focus arrolló a los tres niños arrastrándolos más de 9,14 metros. Ese día abandonó su trabajo en el aeropuerto de Scone a las 12:30 am de muy mal humor porque presumía que Heather Eaton, su novia, le estaba siendo infiel.

Iain McSporran, es el abogado de la familia, y aseguró que el conductor sobrepasó el límite de velocidad permitida de 30 kilómetros por hora.

Utilizó su teléfono móvil, un iPhone, para realizar una llamada a través de Facetime a su novia solo segundos antes del impacto. Cuando intentaba adelantar a los otros vehículos colisionó contra un Citroen para después atropellar a los niños.

Después del accidente envió un mensaje a su novia que decía “Heather he tenido un accidente”.

Los testigos del hecho aseguraron que el conductor era el absoluto responsable de la colisión y el arrollamiento. El próximo 04 de octubre el conductor será condenado por el Tribunal Supremo.

Pau Gemime, fue testigo del accidente y relató cómo colocó su abrigo sobre el cuerpo de la pequeña que evidentemente no había podido sobrevivir.

Le aplicaron técnicas de reanimación cardiopulmonar de inmediato, pero lamentablemente ya no había nada que pudieran hacer.

El hijo de Paul, de 16 años, comentó que “Veíamos a Harlow jugar afuera, siempre supervisada, tenía una gran su sonrisa en su rostro. Sus padres son muy amables, no puedo imaginar lo que están pasando, es desgarrador”.

La madre de la pequeña Harlow no ha podido dormir desde entonces, no sabe cómo enfrentar el dolor que está padeciendo. Sin embargo, ha creado junto a su esposo una organización benéfica llamada Harlow’s Helping Hand.

La hermana mayor de la pequeña fallecida, cumplió años la semana pasada y decidió escribir un emotivo mensaje para su hermanita:

“Mi pequeñita, has estado siempre en mi mente, he recordado lo cerca que estábamos y lo increíble que es nuestro vínculo. También lo mucho que te extraño. Mi mejor amiga, la más bella y amable de mí vida.

Su familia ha escrito donde descansa Harlow: “Qué suerte tuvimos de haberte tenido, y qué difícil es decirte adiós”.

dailyrecord.co.uk

Estoy tan contenta de que hayamos creado una organización en tu memoria, era algo que no podía representar mejor tu vida y la gran en la que te estabas convirtiendo.

Ahora seguirás cambiando las vidas de los demás durante mucho tiempo, en tu organización todos tenemos dos manos, una para ayudarnos a nosotros mismos y otra para ayudar a los demás”.

Es una noticia desgarradora, qué injusticia que la imprudencia de uno halla acabado con la vida de una pequeña inocente. ¡DEP Harlow! Compartamos un mensaje de solidaridad con su familia.