Todos necesitamos tener amigos, ellos ocupan un papel muy importante en nuestra vida con su compañía, cariño y comprensión.

Durante la escuela un grupo de amigos te motiva y te ayuda; sin embargo, existen muchos jóvenes quienes tienen una vida escolar completamente solitaria debido a los prejuicios de los demás quienes por algún motivo se niegan a ofrecerles su amistad.

Austin Niehus es un jovencito de 15 años que padece una extraña enfermedad llamada síndrome de Goldenhar, este síndrome es una condición genética extremadamente rara que provoca una variación craneofacial desde el nacimiento.

Debido a esta enfermedad el rostro y la cabeza de Austin están deformados, haciendo que su oído, nariz y boca y otras partes no alcancen el crecimiento adecuado.

Gracias a esta enfermedad, la vida de Austin ha sido un poco difícil. En su entorno familiar el joven recibe todo el amor, cariño y compañía al igual que cualquier joven de su edad; sin embargo, para el chico asistir a la escuela es todo un desafío.

Como para cualquier adolescente la secundaria es un lugar difícil en el que se llena de inseguridades, pero las cosas son un poco más duras para Austin, quien es víctima de discriminación por su condición física.

La escolaridad de Austin ha sido muy solitaria y difícil, la mayor parte de su vida ha sufrido acoso pues debido a su aspecto sus compañeros lo someten a crueles burlas y lo rechazan.

Austin ha tenido que enfrentarse a duros desafíos por su enfermedad y las múltiples cirugías a las que ha tenido que ser sometido desde la infancia, pero a pesar de todo él se muestra como un joven muy amable, cariñoso e inteligente.

El sueño de Austin siempre fue conocer a una persona con su mismo síndrome, alguien que fuera igual a él, que lo entendiera y supiera exactamente por lo que él estaba pasando, alguien con quien compartir y al fin tener un mejor amigo.

Gracias al amor de su familia su sueño se hizo realidad, Austin cumplió su más grande anhelo y el momento fue capturado en video para recordarlo para siempre.

En las imágenes se puede ver a Austin mirando por la ventana lleno de emoción, el sonido del motor del auto lo entusiasma aun más, cada vez están más cerca su reencuentro con alguien muy especial. Una joven que tenía el mismo síndrome.

Relay Hero / Youtube

Se puede ver cómo el jovencito repite una y otra vez “está aquí, está aquí”; en definitiva, este es un momento que tú mismo debes ver:

Austin al fin encontró a alguien que lo entiende y que ve más allá de su apariencia física, alguien como él, a un verdadero amigo.

No te vayas sin compartir el desenlace de esta emotiva historia con tus seres queridos, necesitamos un mundo con más igualdad, respeto y comprensión.