Lamentablemente, muchos niños deben enfrentarse a duras enfermedades a muy corta edad. Aunque en medio de las adversidades, los niños tienen la fortuna de contar con el apoyo y cuidado de sus padres para batallar con las crueles enfermedades.

Una bebecita de Wisconsin, en los Estados Unidos, ha nacido con una rara condición llamada ictiosis lamelar. La pequeña se llama Amelia Moe, y su piel parece la de una serpiente según su madre, Raven Ford, de 23 años. Tal condición hace que la pequeña tenga una piel dura y seca, haciendo que se reduzca la flexibilidad de su piel y parte de su ropita se enganche en ella.

Por esa razón, la pequeña ha tenido que recibir asistencia médica todos los días desde su nacimiento para saber cómo controlar, o encontrar alguna posible cura ante su padecimiento. Sin embargo, la respuesta de los médicos sorprendió a los padres de la recién nacida.

Según los médicos la mejor opción para tratar esta condición es utilizar cloro, y claramente los padres se sorprendieron ante el curioso tratamiento. Es necesario que los padres bañen a la pequeña Amelia con blanqueador para hacer que su piel no parezcan escamas de reptil.

“Coloco dos cucharadas de blanqueador en el agua del baño cada dos días, ha sido una recomendación por parte de los dermatólogos que aseguran que es la única manera de eliminar las bacterias que se encuentran debajo de sus escamas y así evitar infecciones”, comentó la madre, Raven Ford.

Además del tratamiento para la piel, la bebé ha comenzado a tomar fluoruro, debido a que su condición también podría causar anormalidades en su dentadura.

“También tenemos que ponerle vaselina alrededor de la boca cuando come, de lo contrario, la comida manchará su piel. Su cabello es bastante quebradizo y puede caerse fácilmente, y sus uñas también han empezado a endurecerse”, añade la señora Ford.

Sin duda, esta rara condición hace que la vida de los Ford sea realmente estresante, y aún más si suman los incontables comentarios que reciben de desconocidos en la calle pensando que las lesiones de la bebé son causadas por quemaduras de sol acusándolos a ellos. Pero los padres de la pequeña cuentan con el amor de su hija y de sus otros dos hijos, uno de seis y otro de dos años, haciendo que todo sea más sencillo.

Lo preocupante es que esta condición parece que no dejará en paz a la pequeña, y tendrá que vivir con tal enfermedad que hace que su piel se acumule impidiéndole a veces abrir bien los ojos. Anteriormente sangraba, pero por suerte, ahora las escamas parecen caerse con más facilidad.

Una familia unida y amorosa jamás podrá rendirse ante cualquier obstáculo, y así como Amelia, cientos de niños luchan su propia batalla y debemos aplaudirlos por su fuerza.

Daily Mail

¡Comparte y comenta la historia de esta tierna y valiente niña con tus amigos!