Un nuevo caso de abuso sexual nos estremece por completo. Pareciera que las noticias sobre estos atroces incidentes se han convertido en pan de cada día, pero no podemos dejar de paralizarnos cuando las víctimas son criaturas indefensas que no le han hecho nada al mundo para merecer tal sufrimiento. Y nos sobrecogemos más aún cuando los delitos perpetrados provienen de jóvenes que empiezan a vivir.

¿Qué le puede esperar al mundo cuando una sociedad se vuelve insensible incluso ante aquellas criaturas que son las que más ternura despiertan, como son los bebés?

Colombia se ha estremecido por completo frente a un nuevo abuso sexual. La víctima, Mauren Xelena Llanos Rondón, una bebé de 13 meses que murió después de ser abusada sexualmente. La pequeña se encontraba en un hotel junto a sus padres, en el sector conocido como El Bostezo. ¡Es desgarrador!

El abuelo de la niña fue quien declaró a las autoridades que su nieta había sido separada de sus padres dentro del hospedaje, ubicado en la comunidad de Florencia, al sur del país.

Los padres de la niña habían llegado la tarde anterior y se hospedaron en el lugar. Al parecer, en la madrugada un sujeto raptó a la pequeña y la asesinó después de violarla.

Tras una desesperada búsqueda, la encontraron tirada en una escalera, y mostraba evidentes muestras de haber sido atacada sexualmente.

Un supuesto sospechoso fue detenido y las investigaciones avanzan mientras tanto.

“Tenemos las sospechas porque la niña apareció en otra escalera, le preguntamos al administrador y dijo que no sabía nada, pero al instante ya dijeron dónde estaba”, declaró el abuelo a la Policía de Caquetá.

En medio del dolor, el cuerpo de la pequeña tuvo que ser enviado a Medicina Legal para proseguir con las indagaciones, lo que ayudó a dar con el culpable y su identidad, Cristian Camilo Betancourt, de 19 años, quien además ya tenía antecedentes de haber abusado de un menor de cinco años, según declaró el coronel Javier Navarro Ortiz, Comandante de la Policía de Caquetá.

“Siendo menor de edad, el capturado había cometido un hecho de similares características en el municipio de Curillo con un niño de escasos 5 años de edad”, aseguró Navarro Ortiz.

El capturado había llegado al lugar donde sucedieron los hechos a hospedarse de igual forma como lo hicieron los padres de la pequeña Mauren, los cuales fueron observados por el individuo.

“El agresor vigila a los padres recién llegados, allí cerca de la cama había una ventana, esta persona aprovecha que los padres estaban dormidos, saca a la niña, la sube a la tercera planta y es donde procede a la atroz violación”.

“Primero manipula a la bebé, la manosea, y lleva a cabo una serie de tocamientos y penetraciones en la vagina y en el ano de la niña”, retrata el informe de Alexander Bermeo, director seccional de Fiscalías.

En su relato, continuó diciendo que el dictamen de medicina legal halló que “la vagina de la menor tenía una fractura muy fuerte en la parte que conecta sus genitales con el ano”.

“Aparecen unos golpes en la cabeza y la niña muere a raíz de la asfixia mecánica, es decir de la presión que esta persona ejerció sobre el cuello de la niña”.

Inmediatamente, una jueza lo envió a la cárcel y le fueron imputados los delitos de “Feminicidio agravado en concurso con acceso carnal violento con circunstancia de agravación”, después de lo cual el detenido aceptó los cargos.

El violador podría verse abocado a una pena de prisión mínima de 50 años, pero dependería de la jueza si decide darle la pena máxima que es de 60 años”, afirmó Bermeo.

Revelaron además que el violador en su infancia había padecido de esta misma clase de vejámenes.

Los apesadumbrados padres procedieron a velar el cuerpo de la niña, y los familiares pidieron que se haga justicia.

Noticias RCN / Diario del Cauca

Nos unimos a los padres en estos momentos de dolor. Comparte la noticia en tus redes y levantemos la voz para que cesen estos abusos en contra de los más inocentes.