Tony Smith tenía 41 días de nacido, cuando era completamente indefenso sus padres Tony Smith y Jody Simpson, lo maltrataron brutalmente, causándole las peores heridas.

Las consecuencias de las terribles agresiones son aterradoras, entre ellas que sus piernas tuvieron que ser amputadas y las condiciones generales de su salud han quedado condicionadas de por vida.

Smith, de 46 años y Simpson, de 24, después de enfrentarse a la Corte, y tras la comprobación del maltrato y descuido infligido hacia el pequeño de tan solo 6 semanas de edad, han sido condenados cada uno a 10 años de prisión, sin posibilidad a fianza.

Las imágenes proporcionadas por la policía y la fiscalía han revelado el terrible estado del domicilio de la pareja en Maidstone, Kent, en Inglaterra.

Ropa sucia amontonada en el suelo y basura acumulada fue lo que encontraron los oficiales.

Este ha sido uno de los peores casos catalogados como crueldad infantil, donde además de la agresión que pudo ser comprobada, se les imputó el grave hecho de la demora en buscar ayuda médica, cuando el niño empeoró notablemente en noviembre de 2014.

La excusa que entabló la pareja fue que “debían esperar a que viniera un fontanero a que arregle la caldera de su departamento del piso 11 en Square Hill Road”. Y por tal motivo, no llevaron al pequeño a Urgencias.

“No puedo imaginar un caso peor que haya tenido que enfrentar”, dijo el juez Philip Statman durante el juicio.

“¿A quién puede un niño de 41 días recurrir a otros que no sean aquellos que lo trajeron al mundo y están destinados a amarlo incondicionalmente? Eso no sucedió en este caso particular”.

Los informes revelaron que cuando el niño finalmente fue atendido por el equipo médico estuvo a punto de morir a causa de septicemia.

“Estaba gris, echando espuma por la boca y gruñendo, con un cuerpo sorprendentemente hinchado y con múltiples fallas orgánicas”.

“Fue solo un tratamiento médico agresivo por parte del médico de cabecera, los paramédicos y el personal del Hospital Pembury en Kent y luego del Evelina Children’s Hospital de Londres, lo que le salvó la vida a Tony Smith, Jr”.

El bebé presentó fracturas en sus muslos, en la parte baja de sus piernas, en el tobillo derecho, en el pulgar izquierdo y sus 2 dedos gordos, según revelaron las radiografías efectuadas posteriormente.

Los expertos luego concluyeron que habrían sido causados por tirones y torsiones aplicados con una fuerza considerable y además padecer un dolor insufrible por un lapso hasta de 10 días antes de que finalmente lo llevaran a su médico.

Dijeron además que “la fractura dislocada en la pierna y del tobillo derecho pudo incluso haber sido infligida por una acción oscilante”.

“Tenía tanto dolor por esta lesión, que mostró signos de angustia incluso cuando estuvo sedado en el hospital”.

“Las articulaciones de la cadera están tan dañadas por la infección que es posible que ni siquiera sean capaces de soportar el peso de las prótesis”. Pero a pesar de todo, ahora el pequeño de tres años, está prosperando con su nueva familia que lo ha adoptado.

En torno a la culpabilidad de la pareja, el juez Philip Statman dijo que ambos eran “igualmente responsables”, aclarando además que “es una característica agravante que hubo un prolongado sufrimiento en relación con el bebé Tony antes de que lo llevaran al médico de cabecera”, y peor al tratarse de un bebé de 41 días de nacido.

Tony Smith Jr. había nacido muy saludable con 7 libras en octubre de 2014, pero 6 semanas después no había rastro de la salud de ese bebé.

Ambos padres siempre negaron haber torturado a su hijo, pero Simpson reconoció que en ocasiones Smith, “no medía su fuerza con el pequeño” y que a veces “podía ser un poco rudo al manejarlo”.

Dijo que “alguna vez apretó demasiado al bebé, levantándolo del suelo por las muñecas y por los tobillos solo para soltarlos rápidamente”.

Además, quedó visible que Simpson claramente tenía un problema de prioridades, confesando que “vivía un dilema entre el amor a su hijo, y el que sentía por Smith”.

En medio de las lágrimas de dolor por el caso al que se enfrentó el jurado, todos estallaron en aplausos para los nuevos padres, y a través de la cámara mostraron a nueva vida del pequeño.

Daily Mail / BBC

“La familia adoptiva de Baby Tony son estrellas absolutas. Eso es lo único que creo que puedo decir. Estrellas absolutas”, declaró el juez.

Comparte esta impresionante noticia con tus amigos. Ningún niño debería venir al mundo para ser maltratado, y peor aún por sus propios padres.