Lo único peor que un violador es un violador de menores, arrebatar la inocencia de alguien que aún tiene toda su vida por delante es un acto que merece el peor de los castigos.

Los habitantes de Charleston en Virgina del Norte están muy de acuerdo con esto ya que después de que Benjamin Taylor, de 33 años, fuera encontrado culpable por la violación y posterior asesinato de una niña de apenas diez meses de edad la comunidad no tardó en lanzar una petición para que el despreciable ser humano fuese colgado por su horrible crimen.

Sin embargo, una orden enviada desde la mismísima Casa Blanca ha acabado con dicha petición y se ha dictado que el hombre pase el resto de su vida en prisión, donde sin duda alguna pertenece.

Taylor era el novio de la madre de la víctima, Amanda Atkins, y fue ella quien encontró a la pequeña, quien en vida hubiese respondido al nombre de Emmaleigh Barringer, en el sótano del complejo de apartamentos en el que Taylor vivía.

La pequeña no tenía ropa, las luces estaban apagadas y había una enorme cantidad de sangre en las sabanas sobre las que se encontraba, por lo que no fue difícil sacar conclusiones sobre la situación. Como es de esperar, tras encontrar a su hija en esas condiciones a las 4 de la madrugada, la madre gritó por ayuda, su hija parecía tener una fractura en el cráneo y no respondía.

Originalmente, Taylor había sido acusado de abuso en primer grado; sin embargo, cuando su víctima murió en el hospital después de las agresiones, los cargos de asesinato fueron añadidos, cosa que le costó al hombre el resto de su vida en prisión.

Los habitantes de la comunidad insisten que la cárcel es demasiado buena para un monstruo como él, pero al haber abolido la pena de muerte hace más de 50 años no hay nada que legalmente se pudiera hacer para proporcionar a este degenerado el linchamiento público que la comunidad cree que se merece.

Estos hechos ocurrieron en octubre del año pasado, pero podemos imaginar que la pena y la angustia de la muerte de la pequeña aún sigue viva en la memoria de todos aquellos que la conocían.

Daily Mail / Relay Hero

Nuestros mejores deseos van para a la madre de Emmaleigh, quien sin duda alguna se sintió devastada al haber pedido a su hija a manos del hombre que pensó sería su caballero en brillante armadura.

Esperamos que no se repitan más casos como este, comparte esta devastadora historia.