En China las estadísticas de tráfico de órganos son alarmantes, lamentablemente los miembros de esas mafias cometen delitos atroces para obtener beneficios económicos a través de la venta ilegal de órganos.

En ese país no hay cultura de donantes, aproximadamente 300.000 pacientes necesitan un trasplante cada año, pero solamente 10.000 reciben órganos que son generalmente robados por las mafias del tráfico ilegal.

Las legislaciones chinas prohíben a venta y el trasplante de órganos por dinero, y la corrupción ha promovido el tráfico ilegal, incluso muchos turistas viajan al país para ser trasplantados.

El gobierno fue condenado internacionalmente por vender órganos recuperados de prisioneros muertos, el país negó las acusaciones.

Este caso ha estremecido a todos: un niño de seis años fue víctima de una horrible pesadilla, el pequeño estaba jugando fuera de su casa en la provincia de Shanxi, cuando lo raptaron, lo drogaron y le quitaron ambos ojos.

Sus padres descubrieron que había desaparecido, le habían pedido que regresara a las 08:00 de la noche, pero el pequeño no volvió. Los familiares lo buscaron desesperados, y finalmente lo encontraron gritando en un campo cerca de su casa en Fenxi, de acuerdo con los informes de la investigación el secuestrador le dijo al niño llamado Binbin: “No llores y no te arrancaré los ojos”.

El menor fue trasladado a un centro hospitalario con el rostro ensangrentado, su padre comentó que al verlo pensó que se había caído, pero confirmó que le había pasado algo mucho peor.

“Tenía sangre en todo su rostro. Sus párpados estaban al revés. Y dentro, sus globos oculares no estaban allí”.

Los globos oculares del menor fueron hallados cerca del campo donde apareció así pudieron comprobar que detrás de la desaparición había un traficante de órganos que le había arrebatado sus ojos.

El menor nació con el paladar hendido, ahora lucha por recuperarse, aunque jamás podrá volver a ver. Su rostro se ha convertido en el símbolo de la horrible realidad que se vive en China sobre el tráfico de órganos.

Según el doctor Jeffrey Zaltzman, director de trasplantes del Hospital St. Michael’s, muchas de las personas que venden sus órganos por dinero están conscientes de lo que hacen. Pero jamás había escuchado que un niño fuera torturado de esa forma para robarse sus córneas.

“Por lo general el tráfico de órganos, se hace con órganos sólidos, y casi siempre ocurre con cierto grado de conocimiento de parte del proveedor. Pero este es un grado completamente diferente”.

El doctor alega que a diferencia de otros órganos que deben ser trasplantados rápidamente, no existe urgencia real para extraer córneas, se pueden obtener a través de donantes fallecidos.

Los trasplantes de córnea se hacen con mucha regularidad y casi siempre el donante es un paciente que haya fallecido en el hospital.

“Nunca vi algo así, es terrible”, dijo el doctor.

Cuando Binbin llegó al hospital, los médicos se sorprendieron en la sala de emergencias cuando descubrieron que le habían arrancado los ojos. Su foto con vendas en el rostro en la cama de la habitación de hospital ha conmovido al mundo.

El menor se retorcía de agonía ante las lágrimas de dolor de su familia que lo acompañaba.

Las autoridades policiales buscan a una mujer sospechosa del ataque y ofrecen 11.864 euros por cualquier dato o información que posibilite su captura.

Un experto, el doctor Caplan, comentó que “Mientras los corazones, hígados y riñones deben provenir de donantes que coincidan con el mismo grupo sanguíneo y otras características que deberían ser similares a las del receptor.

Las córneas se pueden extraer sin tener restricción alguna por el tema de la compatibilidad, sobre todo para operaciones correctivas de la vista.

“Cualquiera que sepa dónde se encuentran las córneas en el ojo es capaz de extraerlas, temo por las condiciones no estériles y los métodos atroces utilizados, esa infección podría aumentar el sufrimiento del niño”, comentó.

“El menor sufrió un dolor físico y psicológico impensable”.

thestar / Daily Mail

Este doctor y profesor instó al gobierno chino y la comunidad internacional a tomar medidas que combatan esta criminal industria de trasplantes.

“Los conocidos como turistas de trasplantes que viajan a China con grandes cantidades de dinero pueden solicitar el órgano que necesiten. Entonces una persona es torturada para obtenerlo”.

Recientemente, las autoridades policiales detuvieron a miembros de una red de tráfico de riñones incluyendo a cuatro médicos y enfermeras.

Esperamos que el horrible crimen de este pequeño no quede impune, es atroz lo que hicieron. El mundo necesita conocer esta realidad y alzar la voz, compártela.