El sueño de una bloguera de fertilidad y embarazo terminó en tragedia después de perder la vida durante una cesárea de emergencia tras haberse sometido a una FIV.

La futura madre española, Vanessa Fernández Arango, de 30 años, había conseguido varios seguidores en sus redes sociales tras compartir su duro pasado y su tratamiento de fertilidad para cumplir su tan anhelado sueño de ser madre.

Pero tristemente sufrió un ataque cardíaco fatal durante la cirugía después de sufrir un desmayo, dejando a su esposo Jonathan García, de 32 años a cargo de su bebé Alvaro, que aunque sobrevivió, se recupera desde su nacimiento el pasado 2 de septiembre.

Su esposo se valió de las redes de su difunta esposa para comunicar la noticia a sus más de 5.000 seguidores:

“Soy el marido de Vanessa, en urgencias le han hecho una cesárea de emergencia, el niño está en la UCI, ella ha fallecido…”

Sus seguidores no tardaron en reaccionar y enviarle mensajes de apoyo a Jonathan y al pequeño Álvaro, acompañando del hashtag #alvaroelguerrero. Nadie podía dar crédito a la pronta partida de la futura madre.

La pareja, procedente de Bilbao, se había casado en 2016 y Vanessa empezó a documentar sus esfuerzos por tener un bebé.

Ella había perdido sus trompas de Falopio después de haber sufrido complicaciones en dos embarazos anteriores que fueron ectópicos, por lo que decidió someterse a procedimientos de reproducción asistida FIV para cumplir su sueño de ser madre.

A través de su blog y de su cuenta de Instagram @sintrompasyaloloco ayudaba a otras mujeres en su misma situación para hacer frente a la maternidad a través de un procedimiento de FIV.

El pasado mes de mayo con la imagen de una prueba de embarazo positiva hecha cinco meses antes, anunció que el pequeño Álvaro estaba en camino. Desde entonces, su cuenta estaba plagada de imágenes que revelaban ese tiempo de la dulce espera:

“El comienzo del fin, el comienzo de sentirse vivo, el final del sufrimiento”, había escrito vanessa.

Una semana después de su muerte, su esposo publicó fotos del progreso del bebé.

 “No podía resistirme a contaros que he podido darle su primer biberón”, escribió el padre.

“Nunca imaginé que un mensaje de despedida en su honor hubiera llevado a tal avalancha de apoyo. Quiero que sepan que continuaré con su sueño de ayudar a otras parejas”

Todos los seguidores siguieron paso a paso la recuperación del pequeño Alvaro, hasta que finalmente el padre comunicó la feliz noticia, dentro del amargo dolor, que ya se estaban preparando para recibir en casa al pequeño guerrero.

Tampoco dejó de recordar cómo era Vanessa: “Era única, la mejor amiga, hija, compañera, esposa, y seguro que hubiera sido una gran madre”. Y al mismo tiempo, quiere seguir con la misión de su difunta esposa:

“Ella quería que lo que envuelve a la reproducción asistida no fuera un tema tabú en la sociedad. Hace falta mucha más información y ayuda para las parejas que tienen que acudir a estos métodos de reproducción, que tienen un elevadísimo coste económico, mental y físico al que cuesta hacerle frente”.

Instagram / Sintrompasyaloloco

Nos solidarizamos con Jonathan y sabemos que desde el cielo Vanessa velará por el pequeño Álvaro.

No dejes de compartir esta impactante historia con tus amigos y enviar un mensaje de esperanza a aquellas parejas que lo necesiten.