Buckley Kuhn-Fricker estaba tan consternada con lo descubrió sobre el novio de su hija adolescente, que estuvo todo un fin de semana convenciéndola que lo dejara. El jueves, le envió un mensaje a un amigo asegurando que “el innombrable Neo Nazi” estaba fuera de sus vidas.

Pero apenas cuatro horas después, alrededor de las 5 AM, el novio de 17 años les disparó a Kuhn-Fricker, de 43 años, y su marido, Scott, 48, en su casa de Reston, Virginia, Estados Unidos.

El adolescente, que se disparó después de matar a sus suegros, está en estado crítico en el hospital y fue acusado de doble asesinato el sábado, después de que la Policía investigara e inspeccionara la gran casa de la familia, que estaba decorada para recibir la Navidad.

La Policía de Fairfax County no ha dado una razón oficial de los asesinatos, pero los familiares y amigos de la pareja aseguran que fue porque “lucharon para mantener al odio fuera de su casa”, como contó un amigo en los medios.

Scott y Buckley Kuhn-Fricker.

Aseguran que la madre era dueña de una casa de retiro, era una mujer tolerante y apasionada por los derechos civiles y la justicia social, por lo que se opuso al adolescente cuando descubrió los alarmantes tweets que conectaban al novio de su hija de 16 años con el nazismo.

El domingo pasado, Buckley alertó al director de la escuela privada Fairfax County, a la que asistía su hija y el novio, sobre numerosas imágenes de la cuenta que retwitteaba mensajes a favor de Hitler, apoyando la quema de libros por parte de neo nazis, hablando de la “revolución blanca”, haciendo comentarios ofensivos sobre los judíos e ilustraciones de un hombre colgando de una soga con un comentario homofóbico.

Además había mensajes privados, que la madre de la chica atribuía al novio, que también eran antisemitas.

“Me sentiría un poco mal reportándolo sólo si su acceso a la red fuera el normal de un adolescente, pero es un monstruo, no le tengo piedad a la gente así” escribió en un email. “Él ha elegido. Está propagando el odio”.

Los mensajes reivindicaban al dictador Adolf Hitler.

Aunque las cuentas no han podido ser vinculadas al adolescente, Buckley escribió que su hija le contó en el verano que su novio era muy bueno en historia y que le preguntó “¿Sabías que los judíos tienen parte de la culpa de la Segunda Guerra Mundial?”.

Janet Kuhn, madre de Buckley, aseguró que su nieta salía con el joven desde junio, y le había dicho que estaba tratando de adoctrinarla con las ideas de la supremacía blanca. Y sus amigos aseguraban que pasaba horas hablando por teléfono con su novio, muchas veces escuchándolo hablar.

Los amigos describen la relación como apasionada y dependiente. Además, la madre le dice también en el email que su hija había estado muy enojada cuando le pidieron que cortara la relación y que se negaba a comer.

“No podemos permitirle que vea alguien asociado a los nazis” aseguró la mujer: “No nos asociamos con grupos de odio en nuestra casa”.

La madre era una mujer muy querida y reconocida por su trabajo con los adultos mayores.

Janet contó que la familia organizó una intervención con su nieta el miércoles, llevándola a la casa de un amigo para convencerla que se alejara del joven nazi.

Según lo que contó, pelearon, lloraron, discutieron sobre los nazis pero, finalmente, el adolescente accedió a separarse, pensando que era mejor para los dos.

Después de que la joven cortó la relación, la madre le envió un mensaje a un amigo con “(el novio) se metió en nuestra casa de noche… y es un franco neo nazi. Estas cosas hacen que sea imposible rescatarlo”.

Daily Mail

Ninguna persona allegada a la familia del adolescente quiso hablar sobre el tema.

Sin embargo, Janet, le contó a uno de los detectives que su hija y su cuñado fueron a chequear el cuarto de la adolescente temprano ese viernes en la mañana, después de escuchar un sonido.

Los padres descubrieron al joven en la habitación y el hombre le gritó que se fuera de la casa y nunca más volviera. En ese momento, el novio sacó un arma y les disparó a los dos padres. Luego, se disparó en la cabeza.

Ahora deberán esperar a que evolucione la salud del joven para seguir con el proceso legal.

¿Qué piensas de esta historia? ¡Comparte y déjanos tu opinión!