El 25 de noviembre de 2016, salió a la luz el estremecedor caso de chicos sordos violados en un instituto de Mendoza, Argentina. La vicegobernadora de Mendoza escuchó el aterrador testimonio de chicos sordos violados.

Se denunció el caso de 18 abusados y 45 aberrantes delitos de abuso en Próvolo. “Nos hicieron callar, pero ahora queremos que todo el mundo sepa que fuimos abusados”, declaró una de las víctimas que actualmente tiene 24 años con ayuda de su intérprete.

Tras las acciones judiciales, 14 personas fueron imputadas, siendo arrestados los curas Nicola Corradi, y Horacio Corbacho, una monja japonesa Kumiko Kosaka, y tres miembros del personal administrativo Jorge Bordón, José Luis Ojeda y Armando Gómez, así como la ex representante legal del centro educativo Graciela Pascual.

Las familias de las víctimas se han concentrado en diversas protestas para exigir justicia. Se cuestionan la postura del Papa Francisco alegando que no se ha pronunciado respecto a este crimen perpetrado por miembros de la iglesia.

Recientemente se emprendió un operativo que se extenderá durante siete días para realizar un megastrillaje en el Instituto Antonio Próvolo de Mendoza donde se produjo el escándalo de abuso sexual de los menores discapacitados.

Los investigadores tratan de encontrar fetos enterrados y el cuerpo de un bebé que se había accidentado en el colegio según las declaraciones de las víctimas.

La búsqueda en los terrenos del instituto ubicado en Luján de Cuyo se emprendió por la orden del fiscal Gustavo Stroppiana, a cargo del caso de los abusos cometidos por los sacerdotes y personal administrativo del centro.

Dos de los alumnos revelaron que notaron la presencia de fetos almacenados en frascos en un sótano del establecimiento que actualmente está bajo tierra.

Además, los peritos fueron advertidos por un ex alumno que relató la trágica muerte de uno de sus compañeros después de que se le cayera encima la pared de una medianera.

Después del incidente, los demás no supieron nada de él. De acuerdo con la investigación de la fiscalía, no encontraron ningún indicio del accidente, no hay denuncia ni procedimientos administrativos por el fallecimiento del menor.
Así que están centrando sus esfuerzos en hallar el cuerpo del niño que pudo haber sido sepultado en el instituto.

Detrás de este estremecedor crimen, están dos curas: Nicolás Corradi y Horacio Corbacho, ambos han sido acusados por someter a los menores a violaciones. Mientras que la monja fue imputada por escoger quiénes serían las víctimas y encubrir los delitos.

Uno de los sacerdotes involucrados, Nicolás Corradi, tiene acusaciones de abuso sexual en la sede del instituto ubicada en Verona, Italia desde la década de los 60. Parte de la indignación de los familiares de las víctimas es por ocultar los delitos del cura y reubicarlo en Argentina en lugar de ser sancionado.

TN

Esperamos que en medio del dolor tras la horrible pesadilla que les ha tocado vivir a las víctimas y a sus familiares encuentren respuestas a los misterios de los aberrantes crímenes y que se haga justicia. Comparte esta noticia.