Numerosos casos de maltrato y crueldad animal abundan en la red. Cada vez los perpetradores llegan a límites insospechados, situaciones en las que nuestra mente trata de encontrar un motivo para comprender cómo se atreven a actuar con tanta crueldad. Tristemente, no encontramos respuestas, más que remitirnos a los hechos atroces, al nivel de sadismo al que pude llegar la raza humana, y este es lamentablemente uno de esos casos.

Se trata de un pobre caballo, que había sido conducido a través de las carreteras de Cork, en Irlanda mientras estaba sujeto a un “sulky”, un tipo de carro que se usa a menudo para carreras de arnés. 

Pero el nivel de agotamiento y estrés al que llegó el pobre animal después de la larga carrera fue tal, que colapsó en la carretera y cayó agonizando hasta morir.

Los autores de la crueldad, que eran adolescentes, después de ver el colapso del caballo, sólo se marcharon riéndose a gritos y abandonando el cuerpo del pobre animal en el pavimento, según declararon los testigos.

Un caballo colapsó en el pavimento, arrollado a la muerte producto del abuso de unos adolescentes, y abandonado en el medio de una calle residencial

El animal fue luego removido por un tractor JCB y la Sociedad Irlandesa para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales ahora está investigando el caso, informaron los medios locales.

La inspectora Lisa O’Donovan dijo que no era un incidente aislado.

“No es aceptable que tengas niños pequeños que salgan corriendo a caballo sobre el pavimento y luego simplemente se vayan”, dijo O´Donovan.

“Algunas personas me dijeron que se reían mientras avanzaban, lo que creo que es aún más horrible. No hay remordimiento, ni sentido de culpa. Para ellos, el caballo es como cualquier otro objeto material”.

Bernice Cotter, residente de Cork, agregó: “Este es un ataque horrendo a un animal indefenso. Debería darse a conocer su nombre y ser avergonzados en público. Estoy tan enojado por esto”.

Había sido conducido a través de las carreteras de Cork en Irlanda mientras estaba unido a un ‘sulky’, un tipo de carro usado a menudo para carreras de arnés.

El consejero del Sinn Féin, Ken O’Flynn, por su parte, dijo: “Tengo una profunda preocupación y frustración con respecto al tratamiento de los caballos en el lado norte de la ciudad de Cork”.

“Los responsables de esta crueldad animal deben ser castigados y se debe asentar un precedente a través de una carta de ley para estos casos”.

Metro

Solamente el año pasado, 27 caballos en total tuvieron que ser sacrificados por el Consejo de Cork.

Siempre queda la pregunta: ¿Y los padres dónde están? ¿Qué se les está enseñando a la juventud, para que solamente se despierte en ellos sentimientos de crueldad y ensañamiento contra seres inocentes, que sienten y padecen?

No dejes de compartir esta dolorosa noticia en tus redes, y levantemos la voz para que cesen este tipo de atropellos.