En algunos casos, la vida de los animales no es tan linda, y es que estas criaturas a veces tienen la mala suerte de estar en un lugar lleno de odio y rechazo, y suelen ser sometidos a crueles maltratos por parte de los humanos haciendo que la vida del animal sea toda una pesadilla.

Ningún animal está exento de sufrir los males provocados por el humano, pero en el caso de hoy tenemos a una perrita que pasó por mucho tiempo de su vida siendo prisionera de un taller mecánico en Costa Rica.

La perrita prácticamente era ahorcada con la diminuta cadena que tenía, además de que obstruía su respiración si se sentaba, tampoco le permitía bajar su cabeza.

Pero ese no era el único mal que la hacía sufrir, sino que también en ese taller pocas veces le daban de comer y si se enfermaba no le daban ningún tipo de atención médica veterinaria.

Para su fortuna, los vecinos del taller mecánico notaron el sufrir de Cala y no dudaron en tomar cartas en el asunto. Se armaron con varias fotografías que reflejaban la triste y dura vida de Cala dentro del taller y se las entregaron a la policía y a un refugio animal: Territorio de Zaguates.

La primera foto que vi de ella mostraba a una criatura lastimada, sin dignidad, a punto de rendirse. Un perro con el espíritu destrozado, esperando a que llegara su fin mientras vive una pesadilla interminable. Los humanos que la rodeaban tenían que causarle dolor igualmente para curar sus heridas, sobre todo el tajo que tenía en el cuello tras tantos años encadenada”, dijo Lya Battle, la fundadora de este distinguido grupo de rescate.

Tierra de Zaguates es toda una referencia en el país centroamericano, tienen como misión rescatar a perros en situación de calle y de violencia para llevarlos a un santuario donde nunca serán lastimados, asegurándoles una vida digna, donde siempre protegerán a los ‘zaguates’ que es la forma en que se refieren a los perros mestizos en Costa Rica.

Este santuario queda ubicado en Alajuelas, una ciudad ubicada a 20 kilómetros de la capital costarricense, la cual es de fácil acceso a la población; sin embargo, en el pasado mes de junio varios malhechores violaron la seguridad del santuario canino y con muy malas intenciones.

El grupo de jóvenes entraron al santuario con varias salchichas envenenadas, se la dieron a varios de los perritos, y Cala fue una de las que comió las salchichas que tenían el propósito de matar a los perritos.

16 compañeros perrunos de Cala murieron producto del tóxico que había en las salchichas; afortunadamente, ella solo tuvo algunos problemas neurológicos y sobrevivió.

Ahora, Cala se ha recuperado de ese ataque y después de tanto tiempo siendo torturada y víctima de maltrato, ya se encuentra disfrutando de la vida, es muy juguetona como si se tratara de una cachorra.

Cala es una perrita nueva que disfruta de su vida y eso lo han notado todos en el refugio.

Bored Panda / The Dodo

Puedes ver el siguiente vídeo que refleja cómo es la vida de los perritos dentro de Tierra de Zaguates y la forma que tienes para ayudarlos.

Sin duda realizan una labor increíble que ayuda a miles de animalitos día a día.

¡No te olvides de compartir esta noticia con tus amigos y denuncia cualquier acto de violencia animal que presencies, podrías salvar una vida!