La pesadilla de muchas familias ha terminado, cuando al fin dieron con el paradero del hombre que se hacía llamar ‘Lobo Feroz’ en las redes sociales. Lograron su aprehensión en el mes de diciembre.

El ‘Lobo Feroz’, realmente se llama Juan Carlos Sánchez Latorre, de 37 años de edad, oriundo de Barranquilla, Colombia. El hombre trabajaba como tecnólogo en una empresa de computación en su ciudad natal y escondía un horrible secreto.

Juan Carlos es el responsable de haber abusado sexualmente a más de 500 menores de edad entre niños y adolescentes; pero las autoridades estiman que la cantidad de víctimas de este pederasta puede ser superior.

El horrible hombre empezó con sus actos criminales en los parques y centro comerciales de Barranquilla. Convencía a los menores de ir con él a su casa para ‘jugar videojuegos’. Después de llevar a los infantes a su casa, les ofrecía entre 5 a 10 dólares para fotografiarlos desnudos.

“Al negarse, los amenazaba y posteriormente usando la fuerza los sometía y abusaba sexualmente de ellos”, explicó al periódico La Semana, un investigador del caso perteneciente a la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de Colombia.

Parte del modus operandi de Sánchez era amenazar a los menores con armas blancas para acceder a sus peticiones y también los amenazaba con matar a sus familiares si llegaban a contarle a alguien lo sucedido.

Este pederasta no solo abusaba sexualmente a los menores de edad, sino que también grababa sus actos violentos con su cámara para después vender los videos a través de Internet. Gracias a estas horribles grabaciones lograron encontrarlo.

La mayoría de los vídeos eran vendidos a un hombre mexicano llamado Héctor Faria, perteneciente a un grupo encargado en el consumo y distribución de pornografía infantil. El mexicano influía en los actos criminales y pederastas de Sánchez porque era él quién elegía la próxima víctima del agresor.

Las autoridades mexicanas hicieron una redada contra los pederastas en ese país y lograron encontrar entre las conversaciones de Héctor Faria, varios archivos procedentes de Colombia, en su mayoría se trataban de vídeos con escenas de brutales abusos sexuales realizados por Sánchez.

Una de las carpetas contenía un documento desde el número 1 al 276. Cada número iba acompañado de un archivo adjunto, cada uno con la foto de un niño desnudo. Un segundo archivo era aún más aterrador. Contenía vídeos de entre 2 y 5 minutos de duración, en donde de forma brutal, el individuo abusaba sexualmente de cada uno de estos 276 menores. En muchos se oyen los gritos, los lamentos y las súplicas de las pequeñas e indefensas víctimas”, dice uno de los oficiales en el operativo de México.

Los oficiales de México alertaron al Interpol sobre Juan Carlos Sánchez y empezaron su búsqueda. Durante meses estuvieron tras la pista del pederasta hasta que lo encontraron en la ciudad de Maracaibo, en Venezuela, dónde el hombre había huido a comienzos del año 2017.

Ahora, Sánchez se encuentra en un recinto carcelario de la capital venezolana, Caracas, esperado la extradición a Colombia, donde será enjuiciado. Se espera que no se repita lo ocurrido en el año 2005, cuando el mismo hombre fue enjuiciado por la violación de 6 menores, pero en ese entonces el juez lo dejó en libertad.

RT

Varios medios colombianos piden que la fotografía de este hombre se propague y si una víctima llega a reconocerlo, vaya a denunciarlo. Es consuelo que una persona tan malvada esté pronto en prisión y no pueda causar dolor a nadie más.

Esperamos que sus víctimas logren superar el trauma causado por este degenerado y las leyes no permitan que exista alguien similar. ¡Comparte esta noticia con tus amigos y denuncia a los depredadores sexuales! ¡No calles!