Alejandra Peregrino, la “Ana Julia de Elda”, fingió un asalto en su domicilio para encubrir el asesinato de Dominique, el hijo de su pareja, quien permanecía bajo su cuidado el día del crimen.

El padre del pequeño recibió una advertencia el pasado mes de abril que hablaba sobre el presunto engaño de su esposa alegando que ella había sido la responsable de la muerte de su hijo.

Alejandra, de 31 años, logró ocultar su implicación en el asesinato del niño durante nueve meses, por eso la opinión pública la compara con Ana Julia Quezada, la asesina de Gabriel Cruz. Ella ofreció una falsa versión de los hechos ocurridos el 30 de agosto de 2017 en la calle Quijote, en Elda. Una vecina la encontró maniatada en una silla y con una bolsa sobre su cabeza.

La acusada comenzó a gritar para pedir ayuda, llamó a sus padres y una vecina acudió a socorrerla encontrando la desgarradora escena.

Alejandra declaró ante las autoridades policiales relatando el asalto que sufrió de parte de dos motoristas que la obligaron a dejarlos ingresar en su casa, le hicieron tocamientos de índole sexual, la golpearon y acabaron con la vida del niño.

Lo que Alejandra no imaginó era la policía cuestionaría su versión, hasta que casi ocho meses después lograron comprobar que había sido ella la que mató a Dominique y mantuvo todo oculto.

Cuando Daniel, pareja de la acusada y padre del niño, recibió la carta anónima la llevó a la comisaría y comenzó a desconfiar de ella con quien había comenzado una relación amorosa en 2016.

Ella tenía a su cargo a un niño de 5 años producto de su primer matrimonio y él cuidaba a Dominique, un niño que adoptó junto a Penélope, su expareja que también vivía en Elda.

Desde su separación compartían la custodia del menor y a veces se quedaba al cuidado de Alejandra tal como el día de su muerte. El niño padecía autismo y epilepsia, pero con los cuidados que recibía de sus padres y el tratamiento médico logró mejorar favorablemente.

Daniel está devastado con la noticia, su pareja fue acusada por el asesinato de su hijo y lo mantuvo engañado durante varios meses.

Ella lo habría planificado todo, quiso hacerse pasar por víctima de un asalto y de una golpiza para encubrir que había matado al niño asfixiándolo con una camiseta dejando su cuerpo sin vida en una habitación.

Después, se autolesionó, se colocó una bolsa en la cabeza y ató sus manos para comenzar a pedir ayuda. El personal de los servicios sanitarios la atendió mientras padecía una fuerte crisis de ansiedad.

A Dominique intentaron reanimarlo, pero lamentablemente no lograron salvar su vida.

Alejandra acompañó a Daniel en los actos fúnebres del niño, retomó su empleo como dependienta y dio a luz a una niña que actualmente tiene cinco meses y está bajo la custodia de su padre. Cuando cometió el crimen estaba embarazada de cuatro meses.

EP

Este atroz crimen ha indignado a millones de personas, la frialdad y la maldad de esta mujer no tiene límites. Cualquier indicio de trastorno psicopático en una persona cercana a nuestro entorno debe despertar una alerta.

Alejandra ahora permanecerá en prisión sin fianza y pagará por lo que hizo. Comparte esta noticia.