El atroz crimen cometido contra una niña de 10 años en Argentina ha conmocionado al mundo, su tía embarazada la asesinó junto a su pareja presuntamente motivada por la confesión que él le habría dicho donde reconoció que se estaba enamorando de ella.

“Me estoy enamorando de mi sobrina. Con tan dolo 10 años me tiene enamorado la hdp y mi señora se muere de celos”, publicó el hombre en su perfil de Facebook.

Sheila Alejandra Ayala desapareció el pasado domingo en el barrio de Trujui, Argentina, fue vista por última vez cuando salió a jugar frente al portal de su casa, sus familiares, vecinos y amigos comenzaron un operativo de búsqueda en el que poco tiempo después participaron las autoridades policiales.

El caso se difundió en los medios de comunicación de todo el país, y su tía Leonela Ayala ofreció declaraciones en las que pedía colaboración ciudadana y clamaba porque apareciera su sobrina, incluso llegó a decir que suponía que la pequeña estaba viva.

Cuatro días después de la exhaustiva búsqueda apareció el cuerpo sin vida de Sheila confirmando la peor de las hipótesis que surgió después de su desaparición.

El cuerpo fue encontrado en una vivienda del mismo barrio, la habían despojado de su ropa, estaba en el interior de una bolsa plástica. Ocultaron el cadáver debajo de un colchón entre una pared.

Tras el hallazgo, la tía de la menor confesó que había sido la autora del atroz crimen junto a su pareja, Leonela Ayala de 25 años y Fabián Ezequiel González de 24 años fueron detenidos por la policía acusados de matar a la menor y abandonar su cuerpo durante días.

Sheila murió el domingo de la semana pasada, el mismo día de la desaparición, según las declaraciones de la acusada lo que la habría motivado a cometer el homicidio era la confesión de su pareja sobre su presunto enamoramiento.

Fabián González escribió en su perfil de Facebook: “Estoy pensando que el mes que viene vamos a tener un quilombo y vamos a terminar en cama con mi mujer. Encina está re embarazada”, se refería a la atracción que sentía por la menor de diez años.

De acuerdo con los primeros informes de la autopsia, Sheila fue estrangulada con un lazo, se presume que pudo ser una sábana infantil. Se descarta que haya sufrido abuso sexual, se pudo comprobar que intentó defenderse de la agresión. El acusado tenía lesiones de rasguños.

El estómago de Sheila estaba vacío, no había consumido alimentos desde el momento en el que desapareció al medio día del domingo. Un testigo asegura que la escuchó decir: “Tía ya voy”, antes de que se perdiera la pista de su paradero.

Los acusados reconocieron que consumieron drogas y alcohol y que no recordaban cómo habían cometido el crimen.

La frialdad de Leonela Ayala ha despertado la furia de la población que pide justicia y condena el asesinato de Sheila. La detenida dio a luz bajo custodia policial a un varón en el Hospital de Malvinas Argentinas, sus cuatro hijos están a cargo de los servicios sociales.

Durante el último adiós de Sheila hubo muchas muestras de dolor, sus familiares y vecinos se congregaron para despedirse de la niña, su padre se mantuvo ausente.

“Que se haga justicia por la nena, es todo lo que pido. Que les den cadena perpetua, que nunca más salgan. No se merecen otra cosa”, dijo una de las vecinas.

En el velatorio se desarrolló un operativo policial de prevención ya que el día del hallazgo del cuerpo de Sheila se reportaron disturbios en la zona.

TN / RP

La vida de una pequeña inocente se apagó injustamente por la crueldad desmedida de dos desalmados, todos pedimos que paguen por su crimen permaneciendo tras las rejas el resto de sus días. Comparte esta noticia.