Es riesgoso para un bebé nacer anticipadamente y más si son gemelos, siendo los nacimientos prematuros una de las mayores causas de muerte neonatales. Afortunadamente, estas gemelas prematuras son una muestra de perseverancia, y de que con los cuidados indicados y mucho amor, se puede superar cualquier dificultad.

Chinta Devi y Chandeshwar Ram, son un matrimonio de 21 años de casados, residenciados en Bihar, India. Quiénes utilizaron la técnica de fertilización in vitro (FIV), en el Centro de Fertilidad Neelkanth de Udaipur, India, para concebir a sus pequeñas hijas, las gemelas Shristi y Dhristi.

La madre primeriza casi pierde a sus hijas y la oportunidad de conocerlas, cuando un día comenzó a sangrar y preocupada asistió al Hospital Infantil Jivanta en Udaipur, donde su doctora la diagnosticó con una diabetes gestacional y la presión arterial incontrolada.  

“Como la supervivencia de las bebés estaba comprometida, la llevamos a una cesárea de emergencia para salvar a las niñas”, expresó la Dra. Simi Sood.

Las bebés que nacieron anticipadamente, solo contaban con 24 semanas de gestación y un peso de 600 gramos y 620 gramos, eran tan pequeñas que su tamaño era la longitud de la palma de una mano.

Por su condición, requirieron de inmediato de un soporte respiratorio artificial y ser colocadas en una incubadora, para después trasladarlas a la unidad de cuidados intensivos neonatales del hospital.

Los pulmones y los intestinos de las niñas no estaban desarrollados en su totalidad, por lo que tuvieron que darles medicamentos para expandir sus pulmones y alimentarlas con nutrientes esenciales mediante vías umbilicales intravenosas, ya que no podían comer por sus propios medios.

De igual manera, sus corazones no ejercían completamente sus funciones y tenían una infección en la sangre. Estas pequeñas eran todo un reto para sus doctores, un gran desafío que enfrentaron a capa y espada con tal de salvar sus vidas.

Día a día, los doctores le realizaban estudios para comprobar el estado del corazón y el cerebro de las pequeñas. En ocasiones, por la inmadurez cerebral de ellas, olvidaban respirar, lo que llevó a los doctores colocarles durante 80 días un soporte y múltiples transfusiones de sangre.

Después de una larga lucha, perseverancia y los cuidados indicados por los doctores, las gemelas lograron salir del hospital después de 115 días internadas, con un peso de 2.0 kilogramos y 1.94 kilogramos, y con sus estructuras cerebrales funcionando con normalidad.

“Fue un largo y difícil viaje para mi equipo y para mí. En el mejor de los casos, solo el 30% de los bebés que nacen prematuros sobreviven. La mayoría de los médicos ni siquiera intentan salvar a esos bebés, ya que la posibilidad de una supervivencia saludable es baja. La tecnología que utilizamos en nuestra Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales es de alto nivel, y gracias a ello, hemos logrado salvar a las bebés”, comentó el Dr. Sunil Janged.

Los padres primerizos están muy agradecidos con los doctores por haber salvado a sus hijas. Saben que fue un trabajo muy duro y en un principio estaban asustados, ya que son una familia de bajos recursos y no contaban con el dinero suficiente para todos los tratamientos.

“Todo esto no hubiera sido posible sin el apoyo de los médicos y el equipo gerencial de Jivanta. No nos hubiera sido posible sufragar los gastos hospitalarios, de no haber sido porque el hospital renunció al 50% del costo de los tratamientos”, expresó Chandeshwar, padre de las gemelas.

Afortunadamente, estas pequeñas se encuentran sanas y llenas de amor por parte de sus padres, quiénes estamos seguros le brindarán todos los cuidados posibles para un buen crecimiento. Shristi y Dhristi, son muestra de perseverancia, amor y fe.

Hospital Infantil Jivanta

Comparte esta emotiva historia que nos recuerda que los milagros sí existen.