Para una mujer tener una hermana puede ser el don más preciado en esta vida. Puede convertirse en amiga y cómplice y es la que siempre estará ahí en los momentos buenos para celebrarlos, y en los malos para darte una mano y sobrellevarlos. Sin embargo, no todas las novelas son color de rosa, y este alarmante caso revela que no siempre las hermanas están para desvelarse por sus hermanas menores, en casos como este las hacen padecer un auténtico infierno.

Se trata de una mujer procedente de Michigan, Cindy Lawson, de 46 años de edad, quien ha sido hallada culpable por la Corte, por haber mantenido a su hermana de 44 años, Dianna Churchill, encerrada en un armario durante siete años con poca comida y agua, mientras le robaba su dinero de la seguridad social. Es realmente estremecedor y lo peor del caso es que la mujer encerrada padecía una discapacidad, era sorda y tenía otras deficiencias cognitivas y físicas.

El jurado del Condado de Shiawassee encontró a Candy Lawson culpable de abuso de adultos vulnerables y malversación porque robó dinero de la seguridad social destinado a su hermana.

Dianna fue encerrada en un armario de 4×8 en la calle Oliver, en Corunna, Michigan, durante siete años, con lo básico para sobrevivir: poca ropa, comida, agua y un cubo para orinar.

En 2009, su hermano adoptivo discapacitado, Justin Churchill, murió a la edad de 33 años en Kentucky. Tenía condiciones de vida similares a Dianna y pesaba 27 kilos en el momento de su muerte. Candy no ha sido acusada por la muerte de Justin, pero policías del estado de Kentucky no descartan la posibilidad.

Ella obtuvo la custodia de sus hermanos discapacitados cuando su madre murió hace diez años.

Candy tomó la posición en su propia defensa la semana pasada, diciendo que el espacio en el que su hermana estaba alojada era una habitación, no un armario. También dijo que necesitaba encerrar a su hermana en la noche porque de otra manera se alejaría y negó que tuviera acceso restringido a la comida.

Diana fue encontrada en julio de 2015 por la policía después de una llamada de un hombre de reparaciones, Robert Lamar, que la encontró encerrada cuando fue a hacer algún trabajo en la casa.

“Eso fue horrible de verdad! Era desagradable ver cómo dejó a su hermana. Alguien que no se preocupa por la vida de otro humano”, dijo Robert.

El sargento Mark Pendergaff también pensó que el acto superaba “toda la decencia humana”.

El detective solía ser asignado al caso y dijo que la respuesta fácil era que Candy quería el dinero, pero que en este caso el sistema dejó que Dianna no tuviera que enfrentar reuniones cara a cara para asegurarse de que estaba viva y bien.

El sistema no falló a favor de Dianna nuevamente porque el jurado tardó menos de dos horas en llegar al veredicto de culpabilidad.

Sin embargo, el abogado defensor de Candy, Amy Housted, dijo que ella estaba haciendo lo que tenía que hacer.

“Cuando usted es el único proveedor, obviamente no puede dar atención 24/7. Y así, mi cliente sentía que era necesario asegurarse de que no estuviera errante”, dijo Amy. También dijo que Dianna era libre de caminar en la casa, comer lo que quería y salir.

Pero su estado era tan malo, que estaba desnutrida y sucia, al punto que el jabón irritaba su piel cuando las enfermeras trataban de limpiarla.

Lawson se enfrenta ahora a un período de 13 a 15 años de prisión y será sentenciada el próximo 27 de octubre.

Daily Mail / Wnem

Amy dijo que planean apelar y que “realmente hizo lo mejor que pudo con la situación que le tocó vivir”.

Dianna está ahora a cuidado del estado y está mejor atendida.

Un escalofriante caso en el que los lazos de la sangre no cuentan, y la ambición por el dinero, y la carencia más absoluta de compasión humana llevan a una mujer a tan horrible acción. Esperemos que pronto se haga justicia y Diana pueda tener personas a su alrededro que la traten somo se merece.

Todas los seres humanos merecen dignidad, y más aún los discapacitados. Este caso no puede quedar impune! Comparte esta noticia con tus amigos.