Son innumerables las historias de terror de personas que se dirigen a clínicas poco confiables en lugares lejanos para que les hagan alguna intervención quirúrgica, sobre todo de carácter estético. Pero pocos casos se podrían acercar siquiera a lo que le sucedió a esta mujer.

La joven, que no ha sido identificada, proveniente de Hat Yai, al sur de Tailandia, quería una estilización de su nariz, para lo que acudió al conocido procedimiento de la rinoplastia, pero con la diferencia de que se trataba de una muy buena oferta. Así que decidió pasar por debajo del cuchillo para obtener una nariz más “pronunciada”.

Y como suele suceder en estas ocasiones, entró al quirófano pensando en que por fin tendría la nariz de sus sueños.

Pero cuál sería su sorpresa y su trauma al encontrarse con esto:

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR SENSIBILIDADES

Seguramente lo primero que le pasó por la mente fue que el médico había cometido alguna omisión en el procedimiento y que accidentalmente dejó el implante de silicona sobresaliendo, para después ser retirado. Pero no, ¡eso era un sueño! Lamentablemente, lo que esta mujer veía frente al espejo era el producto terminado.

Y la valiente mujer decidió compartir las impresionantes imágenes del peor trabajo fallido de cirugía nasal de la historia… ¡con implante de silicona sobresaliente incluido!… Un pequeño recuerdo de parte del médico.

Fue la cirugía más barata a la que se ha sometido, y por lo tanto la más cara, por lo que le ha supuesto a la pobre mujer.

¿QUÉ HACE EL IMPLANTE?

Los implantes de silicona se utilizan para ayudar a los pacientes sometidos a una rinoplastia a lograr el aspecto deseado.

Se afirma que los implantes son más populares en las poblaciones asiáticas porque tienen menos cartílago en la nariz, lo que puede lograr una definición natural.

Los implantes, considerados una de las formas más fáciles de realizar una rinoplastia, funcionan de manera similar a los utilizados en las cirugías de aumento de senos.

El Dr. John Hilinski dice que hay un gran problema cuando las personas usan implantes de silicona para la rinoplastia y escriben en su sitio web: “No se incorporan al tejido circundante de la nariz”.

“Desafortunadamente, aunque la encapsulación puede mantener el implante en las proximidades generales, no evita que el implante se mueva durante el proceso de curación de la rinoplastia. Cuando esto ocurre, el implante de silicona desplazado puede dar como resultado una apariencia cosmética indeseable”.

“En otros casos, el implante de silicona es completamente rechazado por el cuerpo e incluso puede ser expulsado a través de la piel”.

Eso parece ser exactamente lo que sucedió con esta mujer. Pasados unos días de la cirugía, cuando la mujer comenzó a padecer infecciones, y cuando el implante empezó a desprenderse por la frente, se acercó a la clínica para hacer el reclamo por la terrible negligencia médica. Pero tras haber compartido las desgarradoras imágenes, ellos se negaron a ayudarla, según informaron medios locales.

No se ha revelado si ella planea emprender acciones legales.

Después de que en la clínica no se hicieran cargo, finalmente viajó a Bangkok, donde los cirujanos retiraron la pieza de silicona de forma gratuita.

Sin embargo, eso aún le dejó un gran agujero en su cabeza.

Asia Wire

“Para muchos cirujanos de rinoplastia, elegir un implante nasal de silicona es una opción fácil que les ayuda a evitar tener que realizar una técnica de rinoplastia más compleja”.

Esta historia debería servir como una advertencia de que si bien el implante puede ser una forma popular o fácil de conseguir un trabajo de nariz, no siempre funciona.

Las imágenes son estremecedoras. Esperemos que se emprendan las acciones legales pertinentes para que no existan nuevos pacientes que caigan en la trampa y sean engañados de una forma tan atroz.

¡Comparte esta impresionante noticia con tus amigos!