Una vez más las estadísticas de crímenes de violencia de género aumentan para hacernos condenar con más fuerza el maltrato y recordar la importancia de denunciar cualquier agresión antes de que sea demasiado tarde.

Concepción Arregui Moreno, a quien cariñosamente llamaban “Conchy”, de 59 años, desapareció en una Mendoza, Argentina desde el pasado 05 de febrero, sus familiares más cercanos eran sus primos, ya que sus padres habían fallecido, no tenía hermanos ni otros parientes.

En 2014 inició una relación con Roberto Audano, conocido como “Tito”, de 70 años, esa fue la razón por la que Conchy decidió dejar su país, Chile, y pasar más tiempo en Argenina, para compartir más tiempo junto a su pareja.

Ella vendió sus propiedades, renunció a su trabajo y se casó con Roberto en octubre de 2016, con quien quería formar una familia. No todo era color de rosas en su relación, él ya tenía hijos, y uno de ellos relató que la pareja tenía problemas pocos meses después de haber contraído matrimonio. En 2017 estaban planteando divorciarse, así lo aseguró un familiar de Conchy, pero no se concretó la decisión, estaban realizando los trámites.

Los medios de comunicación dieron cobertura a la búsqueda de Conchy, y resaltaron que desde el principio Roberto colaboró en las labores realizadas junto a los amigos y primos de la mujer desaparecida.

Jamás se imaginaron que después de un mes de angustia y desesperación por no saber nada de Conchy quien fuera su esposo confesaría que la había asesinado. Él relató que le pegó un tiro y escondió el cuerpo cerca de un dique en Potrerillos.

El día de su desaparición ella salió de su casa con dos maletas y dos teléfonos móviles, pero no supieron más nada de ella. Su esposo relató que la había llevado hasta la terminal de ómnibus de Guaymallén, desde donde viajaría a Chile para visitar a su familia.

El misterio terminó con la confesión inesperada de Roberto, quien aseguró haberla matado.

Silvana Consolo, prima de la víctima, escribió en su perfil de Facebook: “Este es el desgraciado que mató a Concepción y se declaró culpable hoy. Después de un mes de tenernos desesperados en su búsqueda”.

Roberto Audano fue detenido por las autoridades policiales y está acusado del delito de homicidio agravado por el vínculo. Sus declaraciones coinciden con los restos de sangre que la policía halló en su auto.

Las autoridades están rastreando la zona para hallar el cuerpo de la víctima con el apoyo de perros rastreadores.

Los familiares de Conchy están devastados, aseguran que harán justicia y la repatriarán a Chile como sea, claman porque los restos sean hallados.

Mientras tanto, hacen una campaña en las redes sociales publicando la fotografía de Roberto Audano para difundir que se trata de un asesino.

TN

Es un trágico desenlace, ninguna mujer merece perder la vida a manos de la violencia desmedida de quien presuntamente “la ama”, lamentamos la pérdida de Conchy y enviamos un mensaje de solidaridad a su familia en tan duro momento.

Comparte esta devastadora noticia en tus redes. #NiUnaMenos