Emma-Jane Kurtz, de 41 años, ha sido condenada a dos años y medio de prisión por haber dejado a su madre morir cubierta de orina y heces en su casa, sufriendo “la más grave negligencia”, bajo su cuidado.

El cuerpo inerte de Cecily Kurtz fue descubierto desplomado en un sofá rodeado de inmundicia y suciedad, como si de un “campo de concentración” de la Segunda Guerra Mundial se tratara, según declaró el juez.

Pero, por su lado, Kurtz, que irónicamente es abogada penal de derechos de personas mayores, negó rotundamente haber descuidado y causar la muerte de su madre de 79 años.

Emma-Jane Kurtz

Durante el juicio se supo que la anciana “fue encontrada en un sofá y que ella se había desplomado con la barbilla sobre las rodillas durante cinco días”.

“Se había vuelto incontinente y estaba cubierta de heces de pies a cabeza, no se le había cambiado la ropa durante una década y tenía quemaduras de orina”.

También se supo que Emma-Jane Kurtz visitaba varias veces a su madre en el día, pero jamás se dignó en hacer nada por asearla y cambiar la deplorable situación en la que se encontraba.

El juez declaró que este era uno de los peores casos de negligencia, dejando que la anciana se “pudriera con sus propias heces y terminara quemada en toda la espalda a causa de la orina”.

La acusada, por su parte, finalmente “aceptó que su madre estuvo con esa misma ropa durante todos esos años”.

“Su ropa interior, que alguna vez había sido blanca, ahora tenía un profundo color marrón caoba. Cuando los paramédicos levantaron el cuerpo de la víctima, sus pantalones comenzaron a desintegrarse y tenía excremento y orina en las manos, los pies e incluso la cara”.

Quedó claro que la anciana pudo haber sobrevivido si Kurtz hubiera solicitado asistencia médica.

“Este es un caso verdaderamente trágico en muchos niveles y quiero dejar en claro que no estoy condenando por la muerte de Cecily Kurtz, sino por el prolongado período de negligencia voluntaria, en mi opinión, del cierre a la vida a una mujer enferma mental grave y la completa ignorancia de sus necesidades”, dio el juez Peter Ross.

También se reveló ante el jurado de Oxford Crown Court que el esposo de Cecily habría enfrentado cargos por la muerte de su esposa, pero debido a problemas médicos extensos, se tomó la decisión de no seguir con el asunto.

“Mucho antes de que el paramédico la encontrara muerta en el impactante estado en el que fue hallada, debe haber sido cegadoramente obvio para ella que necesitaba ayuda”, dijo el fiscal superior, Kirsty Allman, quien además añadió que la anciana pesaba sólo 39 kilos.

“Es raro encontrar un caso que involucre una negligencia tan evidente contra una mujer vulnerable y anciana, por alguien que supuestamente la ama y cuida de ella… este ha sido uno de los casos de abandono más impactantes y enfermizos que he conocido, concluyó allman.

Los hechos sucedieron el 2 de julio de 2014, después de que fuera su propia hija la que llamara a los paramédicos e informara del estado en el que se encontraba su madre en su domicilio de Blackwater, Didcot, en Oxon.  “Ha estado muy, muy enferma durante un tiempo”, había dicho Kurtz a los paramédicos.

Cuando se le preguntó por qué no había buscado más ayuda médica, Kurtz dijo: “No quería desear desobedecerla o molestarla. No quería obligarla a hacer algo que no quería hacer”.

“Anteriormente había sido admitida en el hospital psiquiátrico de Fairmile, lo que odiaba. Vio a una mujer tratar de estrangularse con su propio sujetador frente a sus ojos”.

La defensa alegó que Kurtz padecía autismo, y que su descuido no fue premeditado, argumento que fue desestimado por el juez.

El jurado dijo que Cecily había sufrido depresión bipolar y trastorno obsesivo compulsivo y que su muerte se documentó como una tromboembolia pulmonar, un coágulo sanguíneo que se desarrolló en la pierna y se movió a los pulmones, lo que bloqueó la arteria pulmonar.

Mirror

Es indignante que este tipo de injusticias y abusos se sigan cometiendo contra los más indefensos de la sociedad. Esperamos que esta mujer pague por todo el calvario que su madre tuvo que sufrir en vida a causa de su negligencia.

¿Te parece justa la condena? Déjanos saber tu opinión y comparte esta noticia con tus amigos.