En el 2013 una madre adolescente salió de compras en busca de lencería Victoria Secret y llegó hasta la tienda con su bebé muerto dentro del bolso de mano. Es desconcertante que una mujer sea capaz de hacerle algo tan macabro a una criatura que salió de su vientre, a la que debió cuidar y amar más que a nada en esta vida.

Por desgracia, esa criatura tuvo la mala suerte de nacer en el peor lugar de este mundo, es decir, con Tiona Rodríguez como madre, quien ya antes de eso contaba con un historial preocupante.

Ella ahora tiene 21 años, en ese momento tenía 18, y con su bebé muerto en el bolso fue a enterrarlo “en un hueco”, pero en el camino le provocó comprar lencería en una tienda de Manhattan, Nueva York. 

Los guardias de seguridad sospecharon de la adolescente porque notaron que su actitud dentro de la tienda no era normal, pero pensaban que se trataba de algún robo menor. Quizá habría metido alguna prenda dentro del bolso, o algún accesorio. Tuvieron buena intuición, pero jamás se imaginaron que su propio hijo estaba allí dentro, sin vida, mientras ella robaba ropa. 

Movidos por la sospecha la detuvieron para revisarle la cartera. De inmediato, a penas se acercaron, se abrumaron por el olor que desprendía… Era un pequeño bebé en descomposición. Por supuesto se la llevaron detenida en el acto. Más adelante comenzó la investigación y se supo que la joven mató al bebé después de dar a luz en el baño de la casa de una amiga, en Queens. 

Según sus declaraciones, llevó un bolso y una muda de ropa. Fue al baño, dio a luz allí en la tina, y con sus propias manos cortó el cordón umbilical. “No era un recién nacido, no murió por causas naturales. Fue asesinado en ese baño”, dijo el fiscal del caso. Los exámenes médicos más adelante revelaron que el bebé murió de asfixia.

Según la fiscalía, después de matarlo envió un mensaje de texto que decía que quería “agarrar esa porquería y cavar un hueco, dejarlo en cualquier lugar, y luego ir a comer”. También se supo que en el 2012 ya había dado a luz en la bañera de su casa, acto seguido le mandó un mensaje de texto a su novio que decía “ha muerto”. Además, a los 14 años tuvo a su primer bebé, un niño que ahora tiene 6 años.

William Farrington / Dailymail / Facebook

Los hechos previos dejan bastante claro que no se trataba de una adolescente en pánico, ella sabía perfectamente lo que estaba haciendo ya que había pasado por dos embarazos previos al incidente en la tienda Victoria Secret. Se reportó que ahora la joven se encuentra tras las rejas, la condenaron por 16 años a prisión, después de que se declaró culpable de homicidio involuntario. 

Es indignante lo que hizo y merece todo el peso de la ley. Condenamos los actos de esta desequilibrada mujer, y esperamos que se haga justicia. Comparte la información con todos tus conocidos.