A principios de año una historia nos tocó el corazón después de que en Pakistán fuera encontrado en la basura el cuerpo de una niña que fue asesinada tras ser secuestrada y violada.

Ella tenía tan solo 8 años y fue capturada mientras regresaba a su casa después de asistir a sus clases de estudios religiosos. 

Su padre que se encontraba en La Meca, al regresar y conocer la noticia hizo duras críticas la seguridad y los políticos del país asegurando que cosas como las que le ocurrieron a su hija pudieron ser evitadas y culpó a la inacción policial.

El hombre dijo que no enterraría el cuerpo de su pequeña hija hasta que el asesino fuera capturado.

A raíz de esta la indignación se hizo sentir entre los habitantes quienes salieron a las calles a protestar, las primeras protestas fueron violentas e incluso dos personas perdieron la vida por enfrentamientos con la policía mientras el cuerpo de Zainab Ansari aún estaba siendo velado por sus familiares y amigos.

La inacción policial era tan evidente que el video donde se veía que Zainab caminaba por una calle de la mano de un hombre fue descubierto por su familia.

Desde entonces se iniciaron las investigaciones pertinentes y finalmente un sospechoso fue atrapado, el hombre de 24 años identificado como Imran Ali, el hombre vivía muy cerca de la casa de la familia Ansari y está asociado a otros crímenes. Resultó que Imran es un asesino en serio que ha estado perpetuado crímenes desde hace un año en la provincia de Punjab.

La gente dice que es injustificable que la policía haya demorado un año en identificar a este hombre a pesar de sus brutales crímenes.

Docenas de testigos declararon en contra de Imran, analizaron muestras de su ADN y fue sometido a la prueba del polígrafo, finalmente confesó que era el responsable del asesinato de Zainab y su abogado defensor lo dejó solo. Él fue condenado por secuestro, violación asesinato y un acto de terrorismo además de le impuso una multa de 3,2 millones de rupias (30.000 dólares) y se le acusó de sodomía.

Su ADN está siendo combinado con el de 8 niñas más que fueron abusadas.

Después del veredicto Imran fue condenado a muerta cadena perpetua por el caso de Zainab, el cual tiene derecho de apelar durante los siguientes 15 días. De igual manera, este despreciable asesino tendrá que volver a la corte para rendir cuentas por otros cargos por lo que no tiene la más mínima opción de volver a la calle.

El padre de Zainab asistió a la lectura de la sentencia de Imran en medio de un fuerte operativo policial.

BBC / TheGuardian

Es lamentable el número de ataques sexuales se sufren los niños en Pakistan, una organización que trabaja en función de la protección infantil dijo que se reportan al menos 10 casos de abuso sexual diariamente. Esto ha llevado a sus habitantes a considerar enseñar a sus hijos defensa ante un ataque de este tipo, aunque se trate de un tema tabú. El tema de la inacción policial no queda olvidado y es la verdadera razón por la cual se ha llegado a este punto.

Comparte la historia de Zainab como representación de los niños que día a día sufren abusos sexuales y hagamos todo lo posible por detener y denunciar estos crímenes.