Siendo Junio el mes del orgullo gay, muchas personas con regularidad se preguntan el por qué existen grupos que aún se esfuerzan en crear conciencia sobre el derecho y la libertad que tienen las personas de decidir acerca de su sexualidad.

La respuesta es simple, porque sigue existiendo rechazo, discriminación y persecución a aquellos que sienten atracción por personas de su mismo sexo.

Una triste escena de intolerancia tuvo lugar en los Estados Unidos, cuando un conductor de la aplicación móvil, Uber, se detuvo para sacar de su vehículo a una pareja de mujeres lesbianas, todo porque las chicas compartieron un beso en el asiento trasero.

Alex Lovine, de 26 años y su novia, Emma Pichl, de 24, eran transportadas en un vehículo Uber el sábado pasado en la ciudad de Manhattan, Nueva York. Todo aparentaba ir bien hasta que el conductor detuvo el automóvil y le pidió a la pareja que se bajaran, según Lovine, el hombre vio cuando ellas compartieron un “beso de piquito”.

Las mujeres en un vídeo captaron el momento cuando el hombre explicaba que el beso que habían compartido era “ilegal y una falta de respeto”. La empresa Uber está investigando en estos momentos todo lo acontecido, incluyendo la denuncia de la pareja, quienes acusan al conductor de ser una persona homofóbica.

La pareja confesó a medios locales que creían que el hombre estaba bromeando, pero que una vez que notaron que no era así y estaba hablando enserio, fue cuando empezaron a grabar y tomar fotografías de lo que estaba ocurriendo.

Explicaron que habían pedido ese vehículo Uber para que las llevara desde la fiesta de cumpleaños de un amigo en Brooklyn, a otra fiesta en East Village, alrededor de las 5 pm.

“Estábamos sentadas en lados opuestos del vehículo, simplemente nos inclinamos a darnos un beso, un beso de piquito. Eso fue todo”, comentó Alex. “Después de eso, él rápidamente detuvo el vehículo y nos pidió que nos bajáramos. Emma pensó que él estaba bromeando y empezó a reírse”, agregó.

La pareja está consciente de que existe una norma por parte de la compañía que prohíbe el entablar relaciones sexuales en los asientos traeros de sus vehículos, pero la pequeña muestra de cariño estaba muy lejos de ser algo parecido o de romper esa regla.

“Nos gritó, nos dijo que estábamos siendo irrespetuosas, que eso era ilegal y que no podíamos hacerlo”, comentó Emma.

Flickr

Lovine amenazó con llamar a la policía, puesto que no existía ninguna ley que evitara que ella y su novia se besaran en Nueva York. “Es algo triste que esto haya ocurrido en un lindo día soleado durante el mes del orgullo”, concluyó.

Puedes ver el momento en que la pareja es echada a la fuerza del vehículo, a continuación:

Tough experience yesterday. Help spread the word about this Uber driver.

Publicada por Alex Iovine en Lunes, 11 de junio de 2018

Es verdaderamente lamentable que aun existan personas intolerantes. Todos somos seres humanos y tenemos los mismos derechos y libertades.

WABC / Facebook/alex.eyeoveen

¿Crees que el conductor tuvo la razón? ¡Coméntanos y comparte con tus amigos esta historia!