Cuando el ser humano se deja dominar por un pensamiento tan cruel y absurdo llega a cometer los actos más insólitos y deplorables que se hayan visto.

Así sucedió con este hombre llamado Francisco Olazaran, de 67 años, del noreste de Houston, que acabó con la vida de su pareja, María Olazaran, de 63 años en una disputa familiar.

Confesó a la policía que la había asesinado porque no quería que fuera a la cárcel ante el temor que no pudiese pagar la deuda un auto nuevo que había adquirido.

Pero al principio, él tenía una historia diferente, según un comunicado de prensa del Departamento de Policía de Houston, en la mañana del 4 de julio, cuando la lluvia azotaba la ciudad, Francisco se apresuró a entrar en la tienda Sand Dollar en Harrisburg, y dijo a los empleados que su esposa que estaba sentada en el automóvil había sido asfixiada por el ataque de tres hombres en un intento de robo en el estacionamiento. Un empleado pidió ayuda.

La policía dice que Francisco les repitió la misma historia y luego la cambió.

Ese día, un patrullero atendió la llamada para cubrir un reporte de violencia entre dos ancianos. Se encontró a una mujer inconsciente en el asiento de pasajero y a su esposo a su lado.

En los documentos legales del caso se detalla que el uniformado que llegó a la escena fue informado por los transeúntes de una aparente pelea de la pareja dentro de un carro que estaba en el estacionamiento.

Enseguida pidió la presencia de los paramédicos quienes trasladaron a la mujer aún con signos vitales al Hospital St. Joseph’s Medical Center, en Houston donde fue declarada muerta.

El médico forense dictaminó que ella murió por estrangulación manual.

La policía dice que Francisco estaba preocupado por la deuda y un auto nuevo cuando supuestamente mató a su esposa. Según información judicial, dijo que su esposa acababa de cambiar un automóvil viejo por uno más nuevo. 

Él no tenía empleo y María que trabajaba en Walmart, no ganaba mucho dinero por lo que le inquietaba no pudiera cubrir los pagos del automóvil.

“El demandado declaró esa mañana que mató al demandante porque no quería que fuera a la cárcel por la deuda y que él prefería que ella muriera”, leyó un fiscal durante la primera comparecencia ante el tribunal.

Star-telegram

Un investigador informó que la pareja había estado casada durante muchos años. Francisco está detenido en la cárcel con una fianza de $ 80,000.

La violencia es un acto repudiable de la que solo se puede esperar una tragedia, que lamentablemente a veces tiene un desenlace fatal.Si estás de acuerdo, no dudes en compartirlo.