Justin Rey perpetró un macabro y horrible crimen contra su esposa Jessica Monteiro, de 32 años, el sujeto, de Kansas, Estados Unidos, conservó los restos de su mujer descuartizada en un refrigerador.

El sujeto fue encontrado por las autoridades policiales en un almacén donde vivía junto a sus dos hijos, uno de ellos recién nacido.

Alegó que su esposa había fallecido en el parto, pero las autoridades decidieron detenerlo, tras descubrir que conservaba el cuerpo mutilado en el mismo lugar donde vivía con sus hijos menores.

Justo cuando llegó la policía al centro de almacenamiento Justin estaba empacando sus pertenencias para huir en tren mientras la persona que lo llevaría esperaba por él.

Justin le pidió el favor a un hombre de que los llevara a la estación de trenes, pero antes, solicitó pasar por el centro de almacenamiento para ayudar a Justin a buscar sus pertenencias.

La persona se percató de que uno de los refrigeradores filtraba líquido marrón por la parte inferior y decidió llamar a la policía.

De acuerdo a la información transmitida por medios de comunicación locales, los agentes conversaron con Justin después de que este les dijo que Jessica se había suicidado en un motel de Missouri, donde la vieron por última vez, después de dar a luz.

Pero minutos después observó la nevera y les dijo a los agentes que el cuerpo de Jessica estaba ahí. Los restos en descomposición, fueron identificados posteriormente por los familiares de Jessica.

El proceso de identificación del cuerpo demoró varios días porque estaban muy descompuestos.

Las cámaras de seguridad del motel donde hospedaron días antes, captaron cómo Justin salía del reciento con sus dos niños y portando una bolsa negra.

Los hijos de Justin y Jessica fueron puestos a disposición del estado, y él fue acusado de poner en peligro a los menores.

Mientras, las autoridades esperan el resultado de la autopsia y alegan que no presentarán cargos por homicidio hasta que tengan todas las pruebas necesarias.

En el año 2015, los servicios sociales, retiraron a los cuatro niños de la pareja porque no vivían en condiciones adecuadas.

Jessica subió un video a YouTube donde alegaba que sus hijos fueron “robados ilegalmente”.

La última vez que vieron a Jessica con vida fue el pasado 20 de octubre cuando la vieron en un motel de Missouri, sus familiares presumen que dio a luz en ese lugar.

Es un crimen aterrador, lo peor es que los niños permanecerán sin el cuidado de una familia que les brinde el amor y cuidados que necesitan para desarrollarse plenamente saludables y felices.

Es muy triste que ocurran estos hechos de violencia en las familias, en medio del dolor, consuela saber que se hará justicia.

Daily Mail

Compartamos un mensaje de solidaridad para todas las víctimas de la violencia de género y recordemos la importancia de denunciar antes de que sea demasiado tarde.