Zhanna Nurzhanova, de 36 años de edad, originaria de Kazajistán, protagonizó un terrible ataque de celos, el cual le llevó a perpetrar el peor desenfreno en contra de su pareja. Con engaños, le prometió un juego sexual lleno de pasión, y a cambio terminó cortándole los testículos en señal de venganza.

El escabroso hecho se había suscitado cuando en enero Zhanna decidió revisar el teléfono de su novio y encontró fotos de otras mujeres bellas, incluidos los comentarios que había hecho de una que ella también conocía.

La mujer, maquilladora de profesión, enfureció cuando supo de la existencia de una supuesta amante, su nombre era Karina y él mismo se lo había confesado a la hermana de Nurzhanova.

De inmediato, comenzó a enloquecer. Y en cuestión de segundos, su enferma mente comenzó a maquinar cómo hacer que nadie más gozara con su novio… ¡Si no era con ella, no lo haría con ninguna otra!

Fue por eso que decidió cometer la terrible venganza, engañándolo para así poder someterlo sexualmente.

Ciega de furia, planificó el ataque contra Suleimanov. Así que con engaños, el pasado 21 de enero, lo llevó a un sitio privado, en donde le prometió que tendrían una noche “inolvidable”, fingiendo estar “desesperada” por tener sexo con él.

La mujer propuso iniciar la velada romántica con un juego sexual y tras la supuesta promesa y haber sedado a la víctima, “tomó un filoso bisturí y cortó sus testículos mientras este dormía”.

“Le ofreció hacer un juego sexual y atar sus piernas y manos con cuatro bufandas. Luego sacó dos pastillas, barbitúricos, y lo forzó a tomarlas. A las 2 a. m., le sacó su ropa interior y lo acusó de estar en contacto con otra mujer. Golpeó su cabeza, su rostro y su pecho con un palo de aluminio. Luego tomó tres ampollas de anestesia y una jeringa, y se la inyectó alrededor de la ingle”, contó una fuente con acceso al expediente según revelaron los medios locales.

Zhanna Nurzhanova no toleró saber que su novio tenía una amante y decidió cortarle los testículos.

Fue allí cuando la venganza comenzó a tornarse absolutamente drástica y despiadada:

“Tomó un bisturí y comenzó a hacer incisiones cortándole el testículo izquierdo y atando el cordón espermático con un hilo. Luego fue al testículo derecho, pero algo salió mal y la víctima comenzó a sangrar”.

Alarmada, intentó frenar la hemorragia, sin poder conseguirlo. Fue entonces cuando arrepentida del atroz ataque, decidió llevarlo ella misma a Urgencias del Hospital de Astana para que pudieran salvaran la vida. Pero allí mismo quedó detenida.

Algunos medios suponen que su verdadera intención era que quedara imposibilitado de por vida de tener relaciones sexuales. Pero en contra de todo pronóstico, sus planes no dieron resultado.

Bulat Shalekenov, director de la Asociación de Salud Masculina de Kazajistán, declaró que el hombre será capaz de mantener relaciones sexuales, ya que su pene quedó intacto, pero no podrá tener hijos.

“Si su órgano genital todavía está en su lugar, no tendrá hijos, pero podrá tener sexo. Su cuerpo pasará inevitablemente por cambios hormonales, declinando su libido, provocándole obesidad y fatiga crónica”.

De acuerdo con el especialista, la víctima tendrá que someterse a una terapia de reemplazo de hormonas tras la mutilación.

Según el dictamen médico, el hombre fue herido con arma blanca en el escroto y sus testículos fueron amputados.

Ahora la mujer enfrenta cargos que podrían costarle diez años de sentencia tras las rejas.

Infobae

Esta no es la primera vez que escuchamos de ataques atroces de mujeres en los genitales de un varón. Un caso similar fue el de Brenda Baratinni, quien procedió a cortar el pene y los testículos de su amante. 

Es atroz que este tipo de hechos se cometan por consumar una supuesta sed de venganza. Aunque en algunas ocasiones, muchas mujeres han manifestado que es el castigo merecido, no deja de ser un acto lleno de violencia, que no remedia nada.

Déjanos saber tu opinión frente a la justicia que esta mujer decidió tomar por su propia mano. ¿Crees que es proporcionada su reacción? Compártelo con tus amigos.