Numerosos son los casos de crueldad y maldad animal que proliferan en el medio y escasos los calificativos para describir semejantes actos de tortura, que deberían ser considerados como crímenes de lesa humanidad.

Pero un reciente caso que ha trascendido a las redes sociales y ha tenido una gran cobertura por parte de los medios, ha causado terror e indignación por el nivel de brutalidad al que puede llegar el ser humano, si es que merece ser llamado así.

Sucedió en la localidad de Posadas, Misiones, una provincia de Argentina. Y todos los habitantes han quedado conmocionados después de que un joven hiciera pública la brutal escena con la que se encontraron cuando daban un paseo a pies del río Paraná, la semana pasada.

El 19 de enero, en la zona de Miguel Lanus, encontraron un perro que tenía las patas perfectamente bien atadas con sogas y cables a una piedra, que hacía de ancla; había sido lanzado a las aguas del río, con la clara intención de que se ahogara.

El animal estaba dentro del agua, que le llegaba hasta el cuello, con las patitas traseras atadas a la piedra, lo que amenazaba su ahogamiento inminente.

Pero los 2 jóvenes testigos del incidente, no dudaron en actuar, y gracias a su sensible corazón, el cachorro fue salvado del cruel destino.

Iñaki Kempski, junto a un amigo lo rescataron del agua y le salvaron la vida. Cuando lo hallaron, no encontraban palabras para expresar su asombro e indignación frente al panorama que tenían delante. Y decidieron hacer pública su historia, compartiendo el video de su estado en su red social.

Se puede ver al animal prácticamente sin fuerzas y a los jóvenes desatando con el mayor cuidado posible las patas traseras, que habían sido sujetas con un cable con tal fuerza, que prácticamente no tenía circulación.

Publicado por Iñaki Kempski en viernes, 19 de enero de 2018

Sin dudarlo un solo momento, lo llevaron inmediatamente a una clínica veterinaria para que el perro pudiera recibir las primeras atenciones.

Iñaki acudió a los medios para que hicieran pública la historia y en su propia red social, no dejó de recriminar la brutal crueldad, pero sobre todo agradeció a todas las personas que los ayudaron:

“Primero y principal quiero que sepan que no me voy a gastar en recriminar a las personas, si es que así se las puede llamar, que fueron responsables del acto tan cruel que vivimos con amigos el día de ayer”.

“Lo que si haré es reconocer, agradecer y felicitar de todo corazón a las personas que ayudaron y colaboraron (y que aún lo siguen haciendo) con nosotros. Desearle muchísimas bendiciones al personal de la veterinaria “Tirame un huesito”, que sin duda alguna nos atendieron e hicieron todo lo posible e imposible para ayudarnos”.

Más adelante, Iñaki publicó una actualización del estado del cachorro, pidiendo además la colaboración con ciertos insumos necesarios para su total recuperación:

“Hasta el momento no se sabe nada del responsable de semejante maltrato. Lo cierto es que el perrito se está recuperando gracias al amor y los cuidados que le da la gente”.

Actualmente está en un hogar de tránsito, en la casa de Emilio, el ángel que acogió al perrito, esperando que un corazón generoso se compadezca y lo adopte.

Después del incidente, los jóvenes aprovecharon para crear conciencia y manifestar a los medios que ellos, en un principio, no sabían cómo actuar, pero gracias a que tantas personas se solidarizaron con el perro y con la noble acción por salvarlo, pudieron cambiar su historia.

Hacen un llamado a que cuando las personas se encuentren con un caso de maltrato así, no se detengan a pensar si realmente serán capaces de ayudarlo.

“Hoy en día hay instituciones, personas profesionales y rescatistas, que dan su mano para ayudar, y no existe justificación para pasar de largo, y peor aún sacrificar a un perro”, concluyó iñaki.

Facebook / Iñaki Kempski

Un caso más de terrible crueldad animal, que no podemos dejar de recriminar. Esperamos que este tipo de acciones ayuden a crear conciencia. Estamos hablando de un ser vivo, que merece ser tratada con todo el respeto y dignidad.

No dejes de compartir este terrible abuso animal y esperemos que puedan dar con los culpables.